¿Qué han hecho los cinco grupos municipales del Ayuntamiento todo este tiempo?

Pleno correspondiente al mes de septiembre en el Ayuntamiento de Valladolid. J.P.

PSOE y Valladolid Toma la Palabra se ponen de acuerdo para sacar adelante medidas de Gobierno y el PP continúa lamiéndose las heridas. Por su parte Sí se Puede y Ciudadanos se han enfrentado a problemas internos de calado.

Cumplidos cien días naturales desde la formación oficial del nuevo Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid, los cinco grupos que obtuvieron representación han tenido tiempo de comenzar a dar sus primeros pasos en esta legislatura que abarca desde 2015 hasta 2019. Bien hay que decir que los caminos que han tomado cada uno de ellos son bastante diferentes, como es lógico al estar dentro del Gobierno o, por el contrario, en la oposición.


 

Partido Popular: Tras unas primeras semanas dubitativas después del mazazo electoral, la marcha de Javier León de la Riva y la pérdida de la Alcaldía, los populares continúan algo desubicados en su papel de grupo más importante de la oposición. Doce concejales de veintinueve no dejar de dar un peso importante en los Plenos municipales, de manera que parece cuestión de tiempo que los del partido de la gaviota encuentren su sitio. José Antonio Martínez Bermejo, secundado por Mercedes Cantalapiedra y Jesús Enríquez, ha tomado la mayor parte del peso público y a día de hoy se realizan un buen número de propuestas.

 

PSOE: La llegada de Óscar Puente al sillón de alcalde fue el mejor premio que podía haber obtenido un partido socialista que, en realidad, sacó un concejal menos que en la anterior legislatura. Pero poco importa. Con Puente al mando y apoyado por Toma la Palabra, los cambios han sido cuantiosos y la ciudadanía parece mostrarse más o menos contenta con ellos. El reparto de concejalías ha obligado a delegar en cierta medida en Manuel Saravia y sus compañeros, algo que no le importa al alcalde, quien confía plenamente en el concejal de Urbanismo.

 

Valladolid Toma la Palabra: Salto cualitativo y cuantitativo en cuanto a concejales después de las municipales. Manuel Saravia, María Sánchez y Alberto Bustos, los tres concejales de IU la pasada legislatura, apostaron por una fusión con Equo y como recompensa han obtenido las carteras de Urbanismo, Medio Ambiente y Deportes, respectivamente. Una clara apuesta por encontrar "una ciudad amable", como dice Saravia, que ha ganado parte del peso y que está ayudando al PSOE a solventar gran parte de los problemas que han ido surgiendo.

 

Sí se Puede: La marca local de Podemos decidió apoyar a Óscar Puente en la investidura con el único objetivo de quitar al PP de la Alcaldía, y desde ese momento asumió su papel de oposición sin entrar al equipo de Gobierno. Los tres concejales encabezados por Charo Chávez han dejado alguna propuesta interesante como la mediación del Ayuntamiento para evitar desahucios en Valladolid, pero el último choque entre Podemos Valladolid y el Grupo Municipal ha dejado al descubierto que no es oro todo lo que reluce. Aún con la disputa en el aire queda mucho por demostrar, si bien parecen contar con ideas válidas para mejorar la ciudad.

 

Ciudadanos: Probablemente una de las decepciones. Apenas superados los dos meses en que Jesús Presencio y Pilar Vicente consiguieron sentarse en la bancada plenaria, el primero fue descubierto en un control de alcoholemia con más de tres veces la tasa permitida. La ruptura, que ya casi era evidente antes del suceso, se hizo entonces más patente tanto dentro como fuera del partido. Además, pocas propuestas útiles por el momento.