¡Qué bueno es reirse y no saber de qué!

El poder de contagio de la risa la convierte en la mejor 'medicina' en tiempos en los que para muchos no hay demasiados motivos de alegría. Y hay momentos en que uno se encuentra esa risa donde menos se lo espera y sino prueba a ver el vídeo. 

Una mujer viaja en un vagón del metro de Berlín, y de repente se echa a reír por algo que está viendo en el teléfono móvil. La risa es contagiosa. Tanto, que en pocos minutos, comienza a reirse también la señora que viaja enfrente de ella. Y en poco tiempo, el vagón entero se carcajea. La filosofía del vídeo es sencilla: la risa es contagiosa. 

 

La idea partió de una escuela de Berlín que se conoce como 'Casa de la Creatividad'. Ellos imparten clases de 'yoga de la risa'. Se basa en la idea de que la risa es fisiológica y no tiene que ver con el humor. 

 

Algunos se preguntaban si el vídeo es real o preparado. Desde la propia escuela, reconocen que la mujer que comienza a reirse con el móvil en la mano es una de las profesoras de la escuela. El resto, según aseguran, no tienen nada que ver con ellos, simplemente viajaban en el metro a esa hora.