Punto y final para la promoción de ventas de coches con el plan PIVE 6

El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, ha asegurado que la actual edición del Plan PIVE, la sexta, agotará sus fondos entre octubre y noviembre.

 En una entrevista concedida a 'Radio Intereconomía', Sánchez Torres señaló que los 175 millones de euros de presupuesto del Plan PIVE 6 se acabarán antes de lo previsto por el Gobierno, que estimaba que estos fondos llegaran hasta finales de 2014.

  

El máximo responsable de Ganvam apuntó que hasta el momento se han registrado un total de 30.000 reservas válidas, lo que representa un 17% del total previsto. Así, quiso agradecer el esfuerzo realizado por el Gobierno y recordó que el acercamiento al sector del automóvil se inició con el ex ministro de Industria Miguel Sebastián.

 

 "Las cuatro asociaciones del sector estamos en permanente contacto con el Gobierno, con una mesa de diálogo en Economía", indicó, al tiempo que subrayó que los planes PIVE continuarán, ya que tienen unas vertientes muy positivas para el sector y también para el Gobierno, que recupera dos euros por cada uno que invierte.

 

Sánchez Torres también afirmó que estas iniciativas son también positivas a la hora de luchar contra el envejecimiento del parque automovilístico español, el más antiguo de Europa, con más del 50% de los coches con más de diez años, que contaminan más y son menos seguros.

 

"Es muy importante que los coches antiguos se vayan retirando para favorecer que haya menos accidentalidad y contaminación", aseguró, al tiempo que destacó que también están creciendo las ventas de automóviles usados de más de diez años.

 

Así, puso de manifiesto que en la actualidad se está produciendo un aumento de la actividad de venta y reparación ilegal de vehículos, lo que representa un riesgo y un peligro para la seguridad de los clientes.

 

Por otro lado, el presidente de Ganvam afirmó que la crisis ha afectado tanto a las ventas de coches como a la actividad de los centros de reparación, que están viendo como los conductores cada vez acuden menos al taller y únicamente para realizar operaciones "imprescindibles".