Puente se lo deja claro a Lactalis: “Si se cierra Lauki, a esta empresa no le saldrá gratis”

El alcalde de Valladolid durante su reunión con trabajadores de Lauki. A.MINGUEZA

El alcalde de Valladolid le acusa de comprar competencia para después cerrarla y deja abierta la posibilidad a “usar armas de todo tipo” en su contra, “incluidas campañas de imagen”.

Tenso ambiente en la mañana de este martes en el Ayuntamiento de Valladolid tras la reunión de los trabajadores de Lauki con el alcalde, Óscar Puente. Lógicamente, no por la situación entre ambos, ya que el Consistorio tiene clara su postura después de que la empresa Lactalis, propietaria de la fábrica de Lauki, anunciara hace unos días que como muy tarde el 30 de junio se echaría el cierre. Y esta postura es de apoyo total.

 

“Hemos puesto en común toda la información, tanto de trabajadores como de Ayuntamiento, y respaldamos al 100% la causa y el mantenimiento del empleo y de la actividad de la empresa en Valladolid”, arrancó Puente, en un tono duro y firme. “El Ayuntamiento va a dar la batalla en todos los frentes posibles y va a colaborar desde su ámbito de competencia, en el frente político pero también en el jurídico, además del frente de la movilización y la comunicación”.

 

Y fue entonces cuando el alcalde puso sobre la mesa el contexto, haciendo ver que Lactalis “obtuvo 100 millones de euros de beneficio el pasado ejercicio” tan solo con venta de lácteos líquidos y que, por tanto si cierra la fábrica de Valladolid, que a día de hoy es rentable y da beneficios, sería tan solo parte de una maniobra estratégica.

 

“El cierre se explicaría con que la política de esta empresa es comprar competidoras, ir derivando la producción a los centros que tienen especial interés para acabar cerrándolas, eliminar competencia y ocupar así cota de mercado”. Y es que Lactalis también bajó la persiana de la misma manera a otra fábrica en Valencia tras comprarla de la misma manera.

 

“Esta es una práctica que desde las instituciones no podemos consentir y menos en un país como el nuestro, habiendo los problemas que hay de empleo. No podemos consentirlo de ninguna manera, que deje a cien familias de Valladolid en la calle, además de una empresa que genera actividad en la ciudad. Vamos a dar la batalla en todos los frentes”, siguió Puente, quien calificó esta forma de actuar como “inhumana” y que trata a las personas “como si fueran piezas de ajedrez”.

 

LAS “ARMAS” DEL AYUNTAMIENTO

 

Y ahí es cuando salió al ataque el primer edil. “A la empresa le digo que vamos a estar vigilantes y que vamos a intentar impedir este cierre, pero si se diera a esta empresa no le va a salir gratis. No se van a llevar una empresa de Valladolid y van a dejar familias en la calle sin que esto suponga ningún coste, y en cuanto al Ayuntamiento de Valladolid este será el más alto posible. Esto para que se vea hasta que punto estamos dispuestos a luchar por esta cuestión”, tomó un tono aún más serio.

 

¿Pero y qué armas tendría el Consistorio? “Armas de todo tipo, incluidas campañas de imagen. No querríamos tener que recurrir a ellas pero estamos dispuestos a ello”, prosiguió el alcalde. “Ni siquiera les interesa la venta a otro competidor. Yo les dije de manera clara que si no les interesa, si ven que es una carga, qué mejor fórmula que dárselo a un comprador. Incluso me he ofrecido a buscarlo, porque es interesante y rentable. Me dijeron que tampoco”.

 

Así las cosas, Puente recordó que “Valladolid tiene 306.000 habitantes, su área de influencia es de medio millón” y se entiende que “este grupo querrá seguir vendiendo productos en esta ciudad”. “Que quede claro que si materializan su salida, van a tener muy complicado tener un futuro en lo que depende al Ayuntamiento de Valladolid. Estamos dispuestos a cualquier campaña”, cerró Puente.

Noticias relacionadas