Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Puente, satisfecho por su gestión, no percibe la "crispación localizada" que muestra el PP

Óscar Puente paseando por las calles de Valladolid.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, semuestra satisfecho de su gestión al frente de la Alcaldía, un periodo en el que no ha percibido en la ciudad la "crispación localizada" que, a su juicio, muestra el Grupo Municipal Popular.

Durante su visita a la Feria del Libro de la capital, que ha abierto sus puertas este viernes, Puente ha agradecido el trabajo de todos los miembros de su equipo de Gobierno, especialmente de aquellos con los que no comparte grupo político, así como el deseo de la ciudadanía "de colaborar y participar".

 

En declaraciones recogidas por Europa Press, el regidor vallisoletano ha defendido los "cambios razonables" realizados en la política municipal durante este año "en todo aquello que era mejorable" y el "continuismo" para "respetar" los aspectos que consideran "acertados" del anterior equipo 'popular'.

 

Por lo que se refiere a cuestiones como la investigación a la concejal de Educación, Victoria Soto, por el uso de una tarjeta corporativa del sindicato UGT para gastos personales o la polémica plaza de periodista para la Agencia Local de Desarrollo e Innovación, el primer edil considera que se trata de hechos "aclarados" que "no tienen más recorrido".

 

En el caso concreto de Soto, ha defendido que, pese a que haya sido "antiestético", lo importante es que "no se ha llevado ni un céntimo a su bolsillo", tras lo que ha admitido que "seguramente se hayan producido más errores" en este año, pero ha abogado por "asumirlos" y "rectificar" cuando se produzcan.

 

BALANCE POSITIVO

 

"Me preocupan más otras cosas", ha sentenciado, sobre lo cual ha defendido la necesidad de realizar "muchos ajustes" en la distribución del personal del Consistorio, pero ha remarcado el "balance positivo" de este primer año de gestión.

 

En cuanto al papel de la oposición, Óscar Puente ha lamentado que desde que el presidente del Grupo Popular, Antonio Martínez Bermejo, utilizara el término "gerracivilista" en el Pleno de constitución de la actual corporación municipal, el nivel de crispación de los 'populares' "no se ha rebajado ni un milímetro".

 

No obstante, ha puntualizado que se trata de una crispación "localizada" exclusivamente en el PP, puesto que "la ciudad no está crispada" y "ni si quiera se percibe en el resto de grupos municipales", por lo que considera que con el tiempo "se acabará rebajando" esta tensión.