Puente pone al Ayuntamiento de Valladolid como “ejemplo del cambio sensato, cabal y diferente”

Óscar Puente hace un año como alcalde de Valladolid. JORGE IGLESIAS

El alcalde de Valladolid extrae tres conclusiones en su priemr año de mandato: "Un Gobierno cercano y de cara a los ciudadanos; un soplo de aire fresco e ilusión renovada y un equipo plural y eficaz".

El alcalde Óscar Puente ha puesto como “ejemplo del cambio sensato, cabal y diferente” al Ayuntamiento de Valladolid. “Quiero reivindicar el liderazgo del PSOE en este cambio, ahora que se vende la Denominación de Origen del cambio a aquellos ayuntamientos gobernados por Podemos”, ha dicho el alcalde en una rueda de prensa celebrada en la céntrica calle de Santiago de la ciudad para valorar su primer año de gobierno.

 

Acompañado de algunos socialistas, como la cabeza al Congreso por Valladolid Soraya Rodríguez, el regidor ha explicado que frente a lo “estrambótico” del cambio en otras ciudades y se ha referido a Madrid, Barcelona, Cádiz, Valencia y Zaragoza, Valladolid ha sido ejemplo de cambio “razonable, saludable y positivo”. “Teníamos claro que el mandato de los ciudadanos no lo tenemos para vestir a los Reyes magos de magas”.

 

Óscar Puente ha asegurado que no han partido del diagnóstico “de rencor social, sino de diagnóstico de necesidades sociales”. En su balance del primer año, el regidor ha extraído “tres conclusiones principales”. “Hemos dado la vuelta a un Gobierno que estaba muy lejos y de espalda a los ciudadanos, por otro que está muy cerca y de cara a los problemas de la gente”.

 

En segundo lugar, Puente cree que su ejecutivo ha llegado como “un soplo de aire fresco e ilusión renovada” lo que “demuestra que veinte años de permanencia del mismo partido y de la misma persona en un Gobierno no es bueno”. Por último, ha destacado que “la pluralidad no está reñida con la eficacia”

 

“Ha sido un balance muy positivo de este primer año. Somos ejemplo de un cambio razonable, en el que no se han hecho costas estrambóticas y se han respetado muchas de las costumbres que la ciudad tenía, al tiempo de renovar e insuflar nuevos aires. Hemos dotado de elementos de modernidad y de vanguardia a la ciudad”, dice Puente, quien ha situado las “políticas sociales” como el elemento clave de su Gobierno.

 

No obstante, explica que hay que mejorar algunos aspectos como “la burocracia, mejorar la limpieza y el servicio del transporte público”. El alcalde de Valladolid cree que el proyecto pendiente más necesario: “es la reindustrialización de la ciudad”. Para ello ha puesto el acento en el proyecto del polígono agroalimentario, “el proyecto más importante desde el punto de vista industrial que va a tener esta ciudad en los próximos veinte años”.

 

El alcalde es “optimista” en el panorama económico. “Existen expectativas muy interesantes, industria que quieren ampliar y otras nuevas empresas que se están instalando. Si a esto añadimos que logramos evitar el cierre o el traslado de Dulciora y Lauki el panorama no es tan angustioso como en otras ciudades”.

 

PUERTAS ABIERTAS

 

En su balance del primer año al frente del Ayuntamiento, Óscar Puente, ha dejado claro que las puertas del su equipo de Gobierno están abiertas para el grupo político de Sí se puede, del que ha dicho que desde el primer día “han mostrado un comportamiento responsable; no nos han puesto palos en las ruedas sino han empujado en los proyectos”. “Han puesto sobre la mesa un comportamiento muy diferente al de sus compañeros a nivel nacional”.

 

Óscar Puente también ha calificado la actitud del Partido Popular que desde el mismo día de la toma de posesión “ya lanzó un aviso a navegantes sobre la política que iba a llevar a cabo y en esa dinámica han seguido”.

Noticias relacionadas