Puente dispara contra la Junta y el Gobierno que "no han hecho nada" para evitar el cierre de Lauki en Valladolid

El alcalde de Valladolid advierte de que, en primer lugar, se intentará impedirlo y, si no, a Lactalis "no le va a salir gratis"

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha reprochado este viernes al Gobierno de España y a la Junta de Castilla y León que "no hayan hecho su trabajo en los últimos cuatro años" para evitar el cierre de la fábrica Lauki en la ciudad, anunciado esta semana por su matriz, Lactalis.

  

En declaraciones recogidas por Europa Press tras el acto de firma en el libro de honor por parte del pregonero de la Semana Santa de 2016, Vicente Garrido Capa, el primer edil vallisoletano ha aseverado que el equipo de Gobierno no puede aceptar de manera alguna la decisión de la multinacional de cerrar una fábrica "que es cien por cien rentable", aunque ha reconocido que "se veía venir"

  

Recién llegado de su viaje institucional a la India, el alcalde socialista se ha pronunciado sobre la noticia conocida durante su ausencia del cierre, previsto para el próximo 30 de junio, de la fábrica ahora denominada Industria Láctea Vallisoletana, conocida popularmente como Lauki y que pertenece al Grupo Lactalis.

  

El regidor ha recordado que hace cuatro años el Pleno del Ayuntamiento aprobó, con el apoyo de su grupo político, una declaración institucional en favor del empleo en esta planta ligada a la ciudad desde hace cinco décadas, y ha censurado que desde entonces "ni la Junta de Castilla y León ni el Gobierno de España" hayan hecho "nada" para evitar su cierre.

  

Por ello, ha sugerido a ambas Administraciones que se pregunten por qué se ha anunciado el cierre y por qué la multinacional ha preferido optar por las factorías que tiene el grupo en lugares como "Andalucía, Murcia y Cataluña" y cerrar la de Valladolid. Del mismo modo, ha reclamado que "reflexionen" sobre sus actuaciones "en relación a Valladolid".

  

En este sentido, ha ironizado con que "ésta es la potencia de la industria agroalimentaria" de Castilla y León, al tiempo que ha puesto su mira en la ministra 'popular' de Agricultura y Ganadería en funciones, la vallisoletana Isabel García Tejerina, a la que ha criticado por "no hacer nada para parar el cierre".

  

De hecho, ha aseverado que a Tejerina se la puede llamar ya "la ministra del besamanos" porque entiende que "sólo pisa Valladolid para eso".

  

Por ello, ha reclamado al Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento que "se deje de declaraciones institucionales, porque ya llevamos muchas" y le exija a la miembro del Ejecutivo central en funciones que "se ponga manos a la obra" para buscar una solución al anuncio de Lactalis.

  

En definitiva, tras recordar "lo que pasó con el Grupo Árbol" -adquirido hace unos años por DIA-, el alcalde ha considerado que esta noticia supone "otra piedrita en el camino" del desarrollo industrial de esta tierra.

  

En un tono más personal, Puente ha aprovechado el hecho de que acaba de regresar a Valladolid esta tarde procedente de la India, donde ha realizado un viaje institucional durante la última semana, para aseverar que le resulta "descorazonador" ver que mientras él se "pega el palizón" tratando de "buscar actividad para la ciudad", quienes "se han quedado en Valladolid no han hecho nada para impedir que una factoría que da beneficios cierre".

 

CONVERSACIÓN CON LACTALIS

  

El alcalde ha explicado que este jueves y viernes ha podido mantener conversaciones con el Comité de Empresa de Lauki, con la Junta y con el consejero delegado del Grupo Lactalis, a quien ha manifestado que el Ayuntamiento "no puede aceptar" la decisión.

  

De hecho, afirma que le ha advertido de que el Consistorio ejercerá "toda la presión posible" para evitar el cierre, lo que será el primer objetivo del equipo de Gobierno. Pero si no lo logra ha apostillado que tratará de que la decisión "no le salga gratis" a la compañía, pues entiende que la ha tomado "por sus propios intereses" y "prescindiendo de los de 100 familias".

  

Puente ha añadido que no se puede permitir estas "políticas" de las empresas, consistentes en adquirir fábricas "rentables" para "desmantelarlas poco a poco" y finalmente cerrarlas "con el objetivo de copar cuota de mercado para sus factorías que tienen en marcha".

  

Finalmente, ha querido avisar a los ganaderos que "el deseo de Lactalis" es "poco a poco ir trasladando la compra de leche a los territorios donde tiene las plantas por razones logísticas". Por ello, ha reclamado que si los ganaderos "no se unen a los trabajadores de Lauki en sus reivindicaciones" serán "los próximos en perder su trabajo".

Noticias relacionadas