Puente dice que si no hay soterramiento no asumirá la deuda de las obras de los talleres de Renfe

Manuel Saravia, concejal de urbanismo, con el alcalde Óscar Puente en segundo término. A.MINGUEZA

La Sociedad Alta Velocidad debe 400 millones de euros, de los que el Ayuntamiento deberá aportar el 25% por ciento. El alcalde dice que el objetivo del Consistorio es soterrar las vías no el traslado de talleres.

De situación “endiablada”. Así ha calificado el teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, el estado actual del proyecto de soterramiento del tren al paso por Valladolid. El regidor, Óscar Puente, ha ido más allá y ha dicho taxativamente que el Ayuntamiento no asumirá la deuda de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad correspondiente a los nuevos talleres de Renfe.

 

La situación es “complicada”, en palabras de los dos políticos. Actualmente se debe cerca de 400 millones de euros y aún no se ha producido ni un solo metro de soterramiento. El proyecto global, en caso de ejecutarse al cien por cien, ascendería a 727 millones de euros. Los máximos responsables del Consistorio, tras reunirse con Adif, consideran necesaria definir una “nueva hoja de ruta” que pasaría por una reunión de trabajo urgente con todos los organismos de la Sociedad, la refinanciación de la deuda, la venta de suelo y el estudio de alternativas que pudieran abaratar la operación.

 

En la actualidad, de los 400 millones de euros que se deben (en números redondos) aproximadamente un cuarto, es decir 100 millones de euros, corresponde al Ayuntamiento. No obstante, Óscar Puente no está dispuesto a asumir esta parte si la operación se paraliza y el proyecto se liquida. El regidor entiende que la construcción de los nuevos talleres, su traslado y la adquisición de nueva maquinaria corresponde a Adif (Ministerio de Fomento), si el proyecto no se completa con el soterramiento.

 

Puente dice que el único interés del Ayuntamiento en esta Sociedad es “soterrar las vías del tren a su paso por la ciudad, no un traslado de los talleres de un lugar a otro”; por eso en tanto que el proyecto no se finalice, el Consistorio no asumiría los cien millones de euros “a no ser que nos obliguen”, advierte Puente.

 

Adif ha sugerido que se ponga a la venta una de las parcelas de la Sociedad “para testar el mercado”. No obstante, Saravia dice que aun vendiendo todo el suelo disponible, “al precio de hoy”, a penas se conseguiría saldar la deuda. Otra alternativa es que las administraciones se implicaran en la financiación del proyecto y que la venta de suelo se efectuará a posteriori cuando, lógicamente, el precio del metro cuadrado fuera ya muy superior.

 

La parte de la deuda del Ayuntamiento es de 100 millones de euros

 

Desde el Ayuntamiento se solicita una reunión de trabajo de forma urgente, así como una entrevista con la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Asimismo, Saravia ha explicado que el próximo uno de enero la Sociedad deberá liquidar 275 millones de euros de la deuda adquirida y la intención es refinanciar las condiciones con las entidades bancarias. “Va a ser una refinanciación muy dura”, no ha escondido, que incluso se vería obligado a hacer aparecer estas cantidades como deuda en los próximos presupuestos municipales.

 

En los últimos días, la concejalía de Urbanismo trabaja en un informe sobre el actual proyecto de soterramiento en Valladolid, “para cumplir con el compromiso de transparencia de este Ayuntamiento”. En este informe, se establece la situación de las obras ferroviarias, de las de urbanización y por supuesto del estado presupuestario y la situación de financiación. Alcalde y teniente de alcalde han cargado contra la “desinformación” y el “ocultismo” del anterior equipo de Gobierno de León de la Riva.

 

En este sentido, han informado del presupuesto que necesita cada capítulo del proyecto. La obra civil pendiente del nuevo complejo ferroviario se llevaría diez millones de euros, mientras que la nueva estación de viajeros cuenta con 20.7 millones. Las instalaciones de la Variante Este cuentan con 31,2 millones de euros, mientras que las obras de urbanización ascienden a 70 millones de euros y la nueva estación de autobuses siete millones. Por último, el capítulo que más presupuesto necesita es el soterramiento, con el túnel urbano y el paso inferior de la Avenida de Madrid con 225 millones de euros.

 

En este sentido, Manuel Saravia ha dicho que se deben buscar nuevas alternativas, para lo que se ha solicitado el apoyo de todos los grupos políticos y la participación ciudadana. Alcalde y teniente de alcalde creen que a lo mejor se puede plantear aprovechar la estación actual con andenes subterráneos: “una solución menos bonita, pero mucho más barata”.

Noticias relacionadas