Puente critica la “chulería” del PP para no recibir al representante del Ayuntamiento de Valladolid

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente. A.MINGUEZA

Ni Tomás Burgos ni Fátima Báñez quisieron reunirse este martes con el concejal de Urbanismo para negociar una solución al derribo del San Juan de la Cruz.

Enfadado, molesto, descontento, llámenlo como quieran. El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, no se mostró nada satisfecho este miércoles, después de que tanto el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, como la ministra de Empleo, Fátima Báñez, negaran este martes una reunión con el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento, Manuel Saravia, para intentar encontrar una solución que evitara el derribo del Colegio San Juan de la Cruz de Valladolid.

 

Y es que el tema terminó por complicarse. Toda vez que la Seguridad Social es la propietaria del inmueble y que Saravia había avisado de que acudiría a Madrid –lo hizo por carta y por teléfono- para tratar de hablar el tema en persona, el concejal terminó por quedarse a las puertas del control del Ministerio y no solo no pudo hablar con ninguno de los dos representantes, sino que tuvo que volverse por donde había venido sin que nadie le atendiera.

 

“Me disgusta el gesto de Tomás Burgos, que por la mañana estaba paseando por el Paseo Zorrilla y mucha gente lo sabe”, valoró Óscar Puente este miércoles al respecto al ser preguntado por el tema, dado que además Burgos es diputado del PP por Valladolid. “Que no reciba al teniente de alcalde aunque sea para decirle que no, me parece que habla muy mal de él y pone en contraste, para que digan que todos somos iguales, las diferencias entre unos y otros”.

 

Y fue ahí cuando el alcalde de Valladolid no dudó en sacar el látigo contra el Partido Popular. “Nosotros recibimos a todo el mundo, jamás nos negaríamos a recibir al representante de una institución con una cuestión de interés. Es un comportamiento francamente que no es aceptable”.

 

¿Y como explica esta actitud para evitar la reunión? “Es la chulería habitual de algunos miembros del Partido Popular, la tienen en muchos sitios, así se comportan. Es un contraste con quien iba a verle, que se caracteriza por su capacidad de diálogo y sus buenas maneras”. Y Puente enfundó el revólver, a la espera de que haya alguna opción de salvar el edificio para el que se ha aprobado la licencia de derribo este miércoles.

Noticias relacionadas