Puente considera "una doble moral insoportable" del PP por el caso Rato-Fernández Díaz

Ha recordado que el ministro socialista Fernández Bermejo tuvo que dimitir tras participar en una cacería con el juez Baltasar Garzón.

El alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, ha considerado este martes que el Partido Popular actúa con "una doble moral insoportable" en el caso de la reunión que mantuvo el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, con el expresidente de Bankia y exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, en el Ministerio del Interior.

  

Como ha explicado el regidor vallisoletano, le parece que el PP actúa con un "doble rasero" pues ha recordado que "hace no mucho tiempo" un ministro del PSOE -Mariano Fernández Bermejo en 2009- dimitió después de participar en una cacería en la que coincidió con el juez Baltasar Garzón y tras la cual el PP, entonces en la oposición, inició una "persecución" hasta que "acabó con él".

  

Ahora, a juicio de Puente, un ministro del Gobierno de España se ha reunido "no con el juez, sino con el imputado, el presunto delincuente" durante dos horas en sede ministerial. "Ahora parece que eso no tiene importancia, relevancia, o que no tiene que conllevar decisión política", ha considerado el alcalde vallisoletano, por lo que ha reprochado la "doble moral insoportable".

  

En opinión Ministro del Interior, el ministro Fernández Díaz está "en situación insostenible" y "no sólo tiene que dar explicaciones", sino que entendería como "lógico" que "se le diga a los ciudadanos que un gobierno no puede reunirse con personas imputadas ni en privado ni en público".

  

Se da la circunstancia de que Fernández Díaz, nacido en Valladolid, ha acudido en los últimos años en varias ocasiones como invitado a las procesiones de la Semana Santa vallisoletana, por lo que Óscar Puente ha manifestado que espera que en la próxima Pasión acuda como "ciudadadano de a pie, como amante de la Semana Santa, pero no como ministro".

  

Por ello, ha apostado por que tras las Elecciones que se celebrarán en otoño al menos haya un Gobierno "que no se reúna con presuntos delicnuentes, con las personas que están siendo investigadas", lo que debería ser, a juicio de Puente,  "un mínimo" exigible al Gobierno de España.