Puente confirma reuniones en la sede europea de Mondelez con empresas interesadas en la compra de Dulciora

Reunión del alcalde con represntantes del Comité de Empresa de Dulciora
Reclama discreción sobre los contactos para evitar daño a la negociación y muestra optimismo


VALLADOLID, 14 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha confirmado este jueves que ya se han mantenido reuniones en la sede europea de Mondelez con empresas interesadas en la compra de la fábrica de Dulciora en la ciudad, tanto del sector del caramelo como compañías "especializadas" en la reconversión industrial.

Los representantes de los trabajadores de Dulciora, amenazada de cierre por decisión de su propietaria, el grupo estadounidense Mondelez, mantuvieron este jueves un encuentro de trabajo en el Ayuntamiento de Valladolid con el alcalde, que confirmó su constancia de la celebración de reuniones en la sede europea de la matriz, Mondelez, con empresas interesadas en la compra de la factoría vallisoletana.

Se trata de empresas del mismo sector y también "algún comprador especializado en la compra de empresas abocadas al cierre para reconvertirla en otra actividad similar o distinta", pero con la condición "siempre" de que se mantenga el empleo de los más de 200 trabajadores actuales.

Puente trasladó su optimismo con respecto al futuro de la fábrica y el mantenimiento del empleo, puesto que, según señaló, la diferencia con el caso de Lauki estriba en "la actitud y el tiempo", puesto que mientras en el caso de esta última empresa la actitud de Lactalis, es "más hostil", Mondelez está mostrándose más favorable a buscar una salida para los trabajadores y vender la fábrica.

En el caso de Dulciora, el alcalde afirmó que el objetivo de la reunión era "activar al máximo posible la venta de la planta, intercambiando información acerca de posibles compradores", porque cuando llegue el momento de negociar el plan social, "deben existir alternativas claras, y que la solución no pase por despidos ni indemnizaciones, sino por mantener los puestos de trabajo".

Puente insistió en la necesidad de guardar al máximo la discreción, puesto que de ella depende el éxito de los contactos con empresas interesadas que "está habiendo en ambos casos".

"Es información muy sensible", ha señalado, "y no conviene ni siquiera que las empresas interesadas tengan conocimiento unas de otras".

Por su parte, la representante de los trabajadores de Dulciora, Belén Bueno, señaló que en esta reunión, que tenían "pendiente desde abril", ellos han expuesto la situación en la que se encuentran y sus expectativas de futuro, y han recibido la información "que el alcalde tiene en la mano".

"Nosotros somos muy buenos haciendo caramelos y capaces de hacer los mejores caramelos del mercado en muy poco tiempo, y eso nos interesa que esté encima de la mesa, porque la opción de venta a una empresa de otro sector nos parece mucho más complicada", incidió.

Bueno afirmó que "todas las marcas francesas" que se producen en la planta vallisoletana, así como la marca Dulciora se han vendido a la compañía francesa Eurazeo, "pero no la fábrica en sí". En este sentido, ha recalcado que el 50 por ciento de la producción actual se dedica a exportación.

De esta manera, ha subrayado que "lo fundamental es encontrar un comprador", tarea en la que encuentran "la dificultad de vender una fábrica sin marca", a la que, sin embargo, dijo, no van a renunciar.

La portavoz de los trabajadores ha agradecido la implicación de todas las instituciones en su situación y añadió que "Valladolid necesita un futuro, una base productiva y puestos de trabajo que aseguren el futuro a nuestros jóvenes".

Ha recalcado, asimismo, que el Comité de Empresa por el momento no se ha sentado con la empresa para negociar un Plan Social, ya que se decidirá en asamblea lo que se va a hacer después de trasladar "toda la información" a los trabajadores

LAUKI

Por otro lado, en el caso de Lauki, el alcalde ha explicado "se echa el tiempo encima", puesto que el pacto social pasa por que la solución esté lista el 30 de septiembre, y dado que el Grupo Lactalis exige que la empresa compradora no sea de su mismo sector, añade una dificultad "muy importante", ya que la reconversión de la actividad requiere de muchos estudios y más tiempo, aunque "no se pierde la esperanza".

En todo caso, el regidor ha establecido diferencias entre ambos casos, pues además de que el plazo de tiempo en el caso de la fábrica láctea es menor, su propietaria también ha mostrado una actitud "más hostil" que Mondelez.