Puente anuncia anuncia medidas contundentes si Lactalis consuma el cierre de Lauki en Valladolid

Imagen de una concentración contra el cierre de Lauki. ALBERTO MINGUEZA

El alcalde de la ciudad afirma de manera contundente que el Ayuntamiento de la ciudad "no se quedará cruzado de brazos". 


 

No obstante, el regidor vallisoletano ha añadido que mantiene la "esperanza" de que la multinacional francesa atienda a alguna de las "muchas" ofertas de compra que se han planteado para la fábrica de Lauki y que, en muchos casos "ni siquiera entran en su ámbito de competencia".

 

Pero ha querido lanzar una advertencia sobre las consecuencias que tendría un cierre, previsto para el próximo 30 de septiembre. Una de ellas sería el 'boicot' planteado ya en su momento por el propio Puente y que también proponen los sindicatos. "La imagen reputacional de esa empresa en la ciudad no será la misma después de esa decisión", ha recalcado.

 

El regidor vallisoletano ha reflexionado que un ayuntamiento "debe dar facilidades" a las empresas para que "trabajen o se instalen en la ciudad", y poner a su disposición los servicios municipales "para lo que necesiten", pero entiende también que ante un comportamiento como el de Lactalis que "no respeta una mínima ética empresarial", debe "dar una respuesta contundente, que vean que la ciudad no permanece impasible".

 

En este sentido, ha dejado claro que si no hubiera un acuerdo para la venta de la fábrica de Lauki el Ayuntamiento "va a pelear por la ciudad". "Lo que no puede hacer Lactalis es irse de la ciudad, dejar una empresa que según los análisis era hiperrentable, negarse a que otras empresas compren la fábrica, por que evidentemente le está dando la patada a la ciudad y a los trabajadores", ha recalcado.

 

Asimismo, ha defendido que la posición del Ayuntamiento ha sido "clara de principio a fin" en este asunto, y ha incidido en que no tiran "la toalla" de la posible venta, pues cree que una negativa sería "difícilmente entendible".