"Puedo prometer y prometo...", coletilla emblema de un extenso lapidario

La famosa coletilla que repitió en un discurso televisado antes de las elecciones de 1977 se convirtió en la frase más famosa pronunciada por Adolfo Suárez, aunque hubo más durante su periplo político. 

 “Un político no puede ser un hombre frío. Su primera obligación es no convertirse en un autómata. Tiene que recordar que cada una de sus decisiones afecta a seres humanos. A unos beneficia y a otros perjudica. Y debe recordar siempre a los perjudicados…”. En una entrevista concedida en 1980. 

 

"Brindo por el pueblo español, esperando que tenga unos dirigentes mejores que los que actualmente posee". Mensaje de Navidad de 1980.

 

"La vida siempre te da dos opciones: la cómoda y la difícil. Cuando dudes elige siempre la difícil, porque así siempre estarás seguro de que no ha sido la comodidad la que ha elegido por ti".

 

"El futuro no está escrito, porque sólo el pueblo puede escribirlo". En la presentación del proyecto de ley de la Reforma Política, en 1976

 

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Fue el mensaje de cierre de campaña de 1977.

 

"Hay algo que ni siquiera Dios pudo negar a los hombres: la libertad".

 

"Las elecciones no resuleven por sí mismas los problemas, aunque son el paso previo y necesario para su solución".

 

"Pertenezco por convicción y talante a una mayoría de ciudadanos que desea hablar un lenguaje moderado, de concordía y conciliación". Así se definía en julio de 1976. 

 

"Hay encrucijadas tanto en nuestra propia vida personal como en la historia de los pueblos en las que uno debe preguntarse, serena y objetivamente, si presta un mejor servicio a la colectividad permanecido en su puesto o renunciando a él". En su anuncio de dimisión. 

 

"Pero le hemos hecho creer que la democracia iba a resolver todos los grandes males que pueden existir en España... Y no era cierto. La democracia es sólo un sistema de convivencia. El menos malo de los que existen". En una entrevista en 1980.