"Pueden alardear de ser putas, libres, bolleras o lo que quieran ser... pero no en un altar"

La Fiscalía de Madrid pide que se confirme la multa a  la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, por el 'asalto' a la capilla de la Universidad Complutense de Madrid 

La Fiscalía de Madrid solicita en un escrito que se confirme la condena a una multa de 4.320 euros impuesta a la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, por el 'asalto' a la capilla de la Universidad Complutense de Madrid y ha afirmado que no se puede "alardear de ser putas" en una capilla.

 

Así lo reclama en el escrito de impugnación presentado en el Juzgado de lo Penal número 6 de Madrid, al que tuvo acceso Europa Press, contra el recurso interpuesto por la defensa de la edil madrileña contra la sentencia condenatoria y que recoge este jueves el diario 'La Razón'.

 

"Es obvio que las señoritas están en su derecho de alardear de ser putas, libres, bolleras o lo que quieran ser, pero esa conducta realizada en el altar, espacio sagrado para los católicos al encontrarse allí el Sagrario, lugar donde según sus creencias se encuentra su Dios, implica un ánimo evidente de ofender", recoge el escrito fiscal.

 

En el recurso, el abogado de Maestre exponía que no se cumplían los requisitos del delito de profanación en lugar de culto. La impugnación enumeraba los aspectos del fallo a los que se oponía el letrado como "el craso error" de la sentencia al tener por delictiva una protesta pacífica". También se censuraba que valore de forma "equivocada" el respeto a los sentimientos religiosos por encima de la libertad de expresión.

 

 En el escrito, al que tuvo acceso Europa Press, la fiscal se opone a los argumentos del abogado sobre la supuesta existencia de un error en la apreciación de la prueba practicada y ha replicado al respecto que se han hecho "primar criterios de lógica que le han llevado necesariamente a dictar un fallo condenatorio respecto a la imputación que se hacía".

 

SUPERA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

  

"La ridiculización del papel de la mujer en la Iglesia, las frases con rimas pretendidamente ingniosas, el mostrar el torso desnudo o el sujetador en un espacio que para los católicos es sagrado, el alarde de su forma de vivir que implica expresiones que llevaban pintadas en su torso, tales como 'violenta, bollera, puta, libre, lesbiana, supera con mucho la libertad de expresión", asevera.

 

"Es obvio que las señoritas están en su derecho de alardear de ser putas, libres, bolleras o lo que quieran ser, pero esa conducta realizada en el altar, espacio sagrado para los católicos al encontrarse allí el Sagrario, lugar donde según sus creencias se encuentra su Dios, implica un ánimo evidente de ofender y por ello apreciamos el elemento subjetivo del tipo" del artículo 524 del Código Penal.