Publicidad más estricta para los cigarrillos electrónicos

La Asociación de Usuarios de la Comunicación advierte que la regulación de los cigarrillos electrónicos debe adecuarse a la normativa europea. Entre las medidas aplicables al tabaco, se pretende incrementar hasta el 65% la superficie del paquete dedicada a las advertencias de salud.

La Asociación de Usuarios de la Comunicación recuerda que el próximo 26 de febrero el Parlamento Europeo vota el acuerdo con la Comisión y el Consejo sobre nuevas medidas legislativas en relación al tabaco y a los cigarrillos electrónicos.

 

Entre las medidas aplicables al tabaco, se pretende incrementar hasta el 65% la superficie del paquete dedicada a las advertencias de salud y prohibir paquetes de menos de 20 cigarrillos.

 

Por lo que se refiere a los cigarrillos electrónicos, un aspecto fundamental de la regulación es la diferenciación entre su consideración como producto medicinal o bien como producto del tabaco, sometiéndose en cada caso a su regulación específica.

 

La pasada semana se aprobó en el Congreso una enmienda transaccional en relación a  los cigarrillos electrónicos que contempla la prohibición del uso de dichos dispositivos en centros de la Administración, sanitarios, docentes y formativos así como en los medios de transporte y en los recintos infantiles. Ello significa que se permite “vapear” en lugares en los que está prohibido el del resto de productos del tabaco, como ocurre con los bares, restaurantes, lugares de ocio y comerciales.

 

Asimismo, se obliga a informar sobre la prohibición en los lugares donde no se permite su utilización; a no distribuir ni promocionar estos dispositivos en lugares frecuentados principalmente por menores; a incluir en su publicidad una referencia al carácter adictivo de la nicotina, y a no difundir dicha publicidad en televisión entre las 16:00 y las 20:00 horas o en programas, publicaciones o películas dirigidas a menores.

 

AUC considera, en este sentido, que sería más coherente prohibir la publicidad de estos dispositivos en televisión entre las 6 de la mañana y las 10 de la  noche, respetándose así el horario de protección reforzada. Pide también que la regulación se extienda a la radio, que la advertencia sobre la nicotina aparezca en los envases, y que, en línea con las medidas que están consensuándose a nivel europeo, se limiten las declaraciones terapéuticas relativas a la reducción o eliminación del tabaquismo a aquellos productos registrados como productos sanitarios.