Psoriasis: Cómo intentar reducir sus brotes

Psoriasis

Un 2 por ciento de la población española padece psoriasis, una enfermedad crónica inflamatoria de la piel caracterizada por lesiones eritematosas y descamativas. La enfermedad no tiene cura pero en un 30% de los pacientes remite de forma prolongada con los tratamientos disponibles.

Según señalan desde la web 'PsoriasisNet' de la Academia Americana de Dermatología, la psoriasis es una enfermedad que se produce cuando las células de la piel crecen demasiado deprisa. Señales erróneas del sistema inmune llevan a que se formen nuevas células de piel en días en vez de en semanas. El organismo no puede desprenderse de este exceso de células y se acumulan sobre la superficie de la piel formando lesiones.

 

Desde esta web dedicada a esta afección los dermatólogos americanos ofrecen los siguientes consejos para ayudar a las personas que viven con psoriasis a aliviar su malestar y maximizar la eficacia del tratamiento:

 

1. Sigue los principios básicos de la buena salud: comer una dieta equilibrada, beber mucha agua y dormir lo suficiente son todos los pasos que los pacientes pueden dar para evitar sentirse cansados y estresados en exceso.

 

2. Aprende de los desencadenantes: la investigación muestra que existen desencadenantes conocidos para la psoriasis, ciertas infecciones, algunos medicamentos, lesiones en la piel, estrés y el clima frío. El tabaquismo también puede activar la psoriasis. Aunque no siempre es posible evitar todos los desencadenantes, saber qué activa la psoriasis puede ayudar a tomar decisiones informadas.

 

3. Haz un seguimiento de los brotes: esto puede ser una técnica de mucha ayuda para manejar la psoriasis. Cuando aparezca un brote, escribe cuándo ocurrió e incluye información sobre qué estaba pasando en ese momento que pudiera haber desencadenado la psoriasis. ¿Se produjo algún episodio estresante? ¿Pasar la tarde de verano fuera produjo numerosas picaduras de mosquitos? Ten en mente que la psoriasis puede no aparecer hasta 10 a 14 días después de una lesión en la piel. Esta información puede revelar hechos sobre cómo la psoriasis te afecta y otra información de ayuda para ti y tu dermatólogo para mejorar el control de la enfermedad.

 

4. Deja de fumar: si tienes psoriasis o antecedentes familiares de psoriasis, no comiences a fumar. Si fumas, ya tienes otro buen motivo para dejarlo. La investigación continúa sugiriendo que fumar podría desencadenar psoriasis. Parece que la psoriasis pustular localizada, que se produce en palmas de manos y pies puede agravarse con el tabaquismo y que en algunos casos, dejar de fumar mejora la piel. La investigación también sugiere que la psoriasis grave podría estar vinculada al tabaquismo. Si estás intentando dejar de fumar no utilices un parche de nicotina antes de consultar con un dermatólogo ya que estos dispositivos pueden agravar la psoriasis.

 

5. Limita el consumo de alcohol: la investigación indica que un consumo elevado de alcohol puede desencadenar la psoriasis e incluso evitar la eficacia del tratamiento. Otros estudios también han descubierto que podría existir un vínculo entre la psoriasis grave y el consumo elevado del alcohol. Los dermatólogos recomiendan que sus pacientes que beban lo hagan con moderación. Sin embargo, las personas que toman metotrexato, un medicamento utilizado para tratar la psoriasis de moderada a grave, no deberían tomar alcohol. Mezclar metotrexato y alcohol puede tener graves efectos secundarios.

 

6. Reduce el estrés: muchas personas con psoriasis dicen desarrollar brotes cuando están muy estresados. Aunque el estrés no se puede prevenir, existen una variedad de maneras saludables de reducirlo. Algunas personas descubren que unirse a un grupo de apoyo a la psoriasis les ayuda y otras descubren alivio en la atención psicológica. El ejercicio y una variedad de técnicas de relajación también pueden reducir el estrés de forma significativa. Según la Fundación Nacional para la Psoriasis de Estados Unidos, la reducción del estrés funciona mejor en combinación con un tratamiento médico.

 

7. Cuida bien de tu piel: para ello, los especialistas americanos apuntan los siguientes consejos:

 

     * Aplica emolientes e hidratantes: los emolientes suavizan la piel. Los hidratantes mantienen la humedad propia de la piel y evitan la sequedad y el resquebrajamiento. Una de las mejores formas de conservar la humedad es aplicar hidratación tras el baño. El uso regular de hidratantes puede ayudar a evitar el picor y dolor de la piel seca y reducir la descamación y la inflamación. Las personas a menudo consiguen buenos resultados aplicando una loción durante el día y una crema o linimento, que es más denso que la loción, por la noche.

 

     * Evita el rascado: no existe duda sobre ello, la psoriasis pica. De hecho, la palabra 'psoriasis' deriva de la palabra griega para picor 'psora'. Sólo el pensar en no rascarse puede parecer una locura, sin embargo, el rascado puede perforar la piel, lo que permitiría a las bacterias entran y producir una infección. El rascado también hace que la piel sangre y empeora la psoriasis. Después del rascado, las lesiones pueden aparecer en la piel que antes estaba libre de psoriasis.

 

Para aliviar el picor los dermatólogos recomiendan tratar la psoriasis a través de:

 

- Aplicar compresas frías: puede reducir la inflamación y con ello el deseo de rascarse.

 

- Emplear un linimento con base de mentol o un esteroide tópico: ayuda a calmar el picor hasta que pase el brote.

 

- Hidratar: la hidratación, en especial después del baño, puede ayudar a aliviar la piel seca que produce picor.

 

- Tomar un baño templado de avena: esto alivia el picor a algunas personas. Un dermatólogo puede recomendar una preparación adecuada.

 

- Nunca desprender las lesiones: al igual que el rascado, desprender las lesiones puede ocasionar sangrado, infección y empeorar la psoriasis. Los dermatólogos recomiendan el tratamiento para eliminar la psoriasis y el uso regular de emolientes e hidratantes para suavizar la piel y evitar la sequedad.

 

- Dar golpecitos en la piel seca en vez de frotarla: frotar o irritar la piel en algún sentido puede hacer que se formen lesiones de psoriasis. Desarrollar el hábito de dar pequeñas palmaditas a la piel seca puede aliviar el problema.

 

- Utilizar protección solar: aunque la luz solar puede ayudar a tratar la psoriasis, muchos tratamientos pueden hacer a la piel más sensible al sol. Cualquier persona que utilice retinoides sistémicos o tópicos o una terapia PUVA debe proteger su piel del sol. Los pacientes que utilicen retinoides deben aplicarse una protección de 15 FPS unos 20 minutos antes de salir al exterior y vestir ropa protectora. Además, la exposición al sol puede producir quemaduras, que pueden desencadenar la psoriasis.

 

- Vestir ropa de algodón en contacto con la piel: el algodón es menos propenso que otras fibras a irritar la piel o a producir un exceso de calor.