PSOE prefiere un modelo mixto del agua en Valladolid; Toma la Palabra totalmente público

Fuente de agua en la céntrica Plaza del Val de Valladolid. BORIS GARCÍA

La Comisión Municipal que gestionará el tema se conformará y reunirá el próximo miércoles para plantear posibilidades. El contrato con la empresa privada termina en junio de 2017.

La gestión del agua en Valladolid, un tema que la mayoría de partidos políticos incluyó en su programa para las elecciones y que, casi tres meses después no ha tenido mayor novedad. O quizá sí. El pasado 24 de julio se conocía que el nuevo equipo de Gobierno, formado por PSOE y Valladolid Toma la Palabra, conformaría una Comisión Municipal para estudiar la desprivatización de este recurso en la ciudad, del que siempre presumió el anterior alcalde, Javier León de la Riva.

 

La cuestión es que dicha Comisión tendrá lugar y se oficializará el próximo miércoles, 26 de agosto, y comenzarán a darse los primeros pasos sobre el papel al mismo tiempo que se estudian posibilidades. ¿Quiénes se sentarán sobre la mesa? En primer lugar los concejales de Urbanismo y Medio Ambiente, Manuel Saravia y María Sánchez respectivamente, además de varios técnicos de ambas áreas hasta llegar a ocho personas, siempre con el visto bueno del alcalde socialista Óscar Puente.

 

Y es que aquí llega uno de los problemas a los que tendrán que enfrentarse Toma la Palabra y PSOE. Mientras que los primeros apuestan por devolver a las manos públicas de manera total esta gestión del agua, el partido del puño y la rosa prefiere un modelo mixto, es decir, público pero con contratación privada para ciertos puntos específicos.

 

“En primer lugar tendremos que revisar el contrato, ver si se han incumplido cosas, qué queda en este tiempo hasta junio de 2017...”, arranca la propia María Sánchez, en declaraciones a Tribuna. “Parece mucho tiempo, pero no lo es para una tarea de estas características”. Y es que otro de los detalles que se han encontrado el nuevo equipo de Gobierno es que hay menos personas de las deseadas por parte del Ayuntamiento para gestionar todo lo referido al agua de Valladolid.

 

¿Y a partir de aquí, teniendo en cuenta la diferencia de criterios entre PSOE y VTLP sobre el modelo mixto o público? Pues comparar con otros Ayuntamientos. Zaragoza o Madrid, con la entrada de Podemos, también se encuentran recuperando varios servicios que estaban privatizados, algo que se quiere mirar también desde Valladolid para aplicarse al caso del agua.

 

“El tema está en que hay que mirar del contrato, por un lado está la cuestión administrativa, la técnica, el ámbito de financiación...”, sigue Sánchez. “Ahí entra el techo de gasto de la Ley Montoro, que nos impide ciertos gastos, por eso no vamos a poder hacer una gran inversión pública”. Así las cosas, se espera que para “marzo o abril del año que viene”, a poco más de año y tres meses para que acabe el contrato privado en juio de 2017, se haya tomado una decisión en este aspecto.

 

La duda es, ¿y esto en qué afectará al ciudadano de a pie? “Supone que desde el Ayuntamiento se podrán gestionar precios, tarifas sociales, etcétera...”, hace ver la concejal de Medio Ambiente, dando a entender que al tomar el mando de nuevo el Consistorio serán los ciudadanos los que puedan tomar decisiones en torno a esta gestión del agua. A partir del próximo miércoles, PSOE y VTLP darán más detalles de los primeros pasos.

Noticias relacionadas