PSOE, IU-ICV-CHA y el Mixto abandonan la ponencia de Transparencia ante el silencio del PP por Bárcenas

CiU y PNV también se ausentaron al no apreciar ni las condiciones ni el consenso necesarios para avanzar en una ley tan importante

Los miembros del PSOE, la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y el Grupo Mixto en la Ponencia encargada de tramitar Ley de Transparencia en el Congreso han abandonado este miércoles la reunión prevista por este órgano tras rechazar el PP aplazar el encuentro como le habían solicitado. Estos grupos defendían posponer los trabajos hasta que la Diputación Permanente decida este jueves si se cita al presidente Mariano Rajoy por el 'caso Bárcenas'. Minutos más tarde les seguían CiU y PNV, quienes se han ausentado al no percibir ya ni las condiciones ni el consenso necesarios para avanzar en esta norma.


La primera reunión de la ponencia, que como es habitual se celebró a puerta cerrada, duró veinte minutos con todos sus miembros dentro. En ese tiempo PSOE, Izquierda Plural y el Grupo Mixto han expuesto sus argumentos, pero se han topado con la negativa del PP, según han explicado sus ponentes tras 'plantar' a sus compañeros.

Los 'populares' han insistido en la necesidad de empezar a discutir las enmiendas dada la importancia de la Ley de Transparencia, que según el calendario previsto, quedaría aprobada por la Comisión Constitucional el próximo 23 de julio para poder elevarla al Pleno del Congreso en septiembre. También UPyD ha optado por no demorar el debate.

Pero estas explicaciones no han convencido a los ponentes del PSOE, Izquierda Plural y el Grupo Mixto, que está representado en este órgano por un diputado de Amaiur y otro de Coalición Canaria, quienes han preferido abandonar la sala.

Y, apenas unos instantes después de la primera 'espantada' han abandonado la ponencia los representantes de CiU y PNV porque aún sin compartir las razones que han llevado a PSOE, Izquierda Plural y Mixto a 'plantar' a sus compañeros, las consideran legítimas. Desde su punto de vista, sin estos tres grupos no se daban las condiciones para lograr un "consenso" en torno a una norma tan relevante como la Ley de Transparencia.

 

PP y UPyD solos


Así las cosas, la reunión continuó aunque sólo con la presencia de los tres ponentes del Grupo Popular y del representante de UPyD, el único partido de la oposición que no ha secundado el 'plante'. Carlos Martínez Gorriarán sostiene que Rajoy debe ofrecer explicaciones por el 'Caso Bárcenas', pero que eso no es óbice para que los diputados "desatiendan su trabajo".

El PSOE, por boca de su diputado José Enrique Serrano, ha defendido que la Ley de Transparencia es "un gran reto" que ha de seguir adelante para que salga "bien" y con un amplio consenso, pero ha remarcado que resultaría "muy sorprendente" que los socialistas "ignorasen" lo que está pidiendo la sociedad, y es el que el Gobierno atienda los ejercicios de transparencia que se le están pidiendo por el 'caso Bárcenas', apellido que, según ha ironizado, no se ha pronunciado en toda la reunión.

El ponente del PSOE ha subrayado que la Ley de Transparencia pretende que se identifique lo que dicen los representantes con lo que hacen porque, a su juicio, "lo que da mala imagen es predicar una cosa y hacer otra". "Quienes estamos trabajando por esta ley tendríamos que esforzarnos en transmitir también la impresión de que nosotros también somos transparentes", ha dicho.

Serrano ha dicho compartir con el PP la conveniencia de que la ley se apruebe "cuanto antes", pero considera que un aplazamiento de "24 o 48 horas" no impediría cumplir con el calendario y, además, permitiría trabajar "con sosiego y sin la impresión" de que dentro y fuera del Congreso se hacen "cosas distintas". Eso sí, no ha dejado claro si continuarán ausentes si el PP rechaza este jueves las peticiones de comparecencia de Rajoy. "Esperamos a ver cómo evolucionan las circunstancias", se ha limitado a decir.

 

El PP está "de corrupción hasta las cejas"


Parecida contestación ha dado el ponente de la Izquierda Plural, Joan Josep Nuet, quien ha asegurado que "no había clima político" para continuar con una reunión en la que el PP, "que está de corrupción hasta las cejas", lo único que pretendía era que la oposición "mirase hacia otro lado" y cuando Rajoy sigue negándose a comparecer para dar explicaciones sobre el 'caso Bárcenas'.

"Los argumentos del PP son los mismos que Rajoy, esto es, hagamos como que no pasa nada, démosle normalidad a la vida política y parlamentaria y olvidemos lo que hay en la prensa y en la calle --ha indicado--. Fingir que no pasa nada es una acción de cinismo política que no puede permitirse".

El diputado de Amaiur, Rafael Larreina, ha subrayado que en este momento era necesario "lanzar un mensaje" en favor de la transparencia. "Hay que ser transparentes en todos los contextos y situaciones y es preciso dar claridad sobre la trama de corrupción que se vislumbra detrás de los 'papeles de Bárcenas'", ha sentenciado.

 

CiU y PNV: sin tres grupos no se puede


De su lado, los representantes de CiU y PNV en la Comisión Constitucional, Jordi Jané y Emilio Olabarria, respectivamente, también han decidido abandonar la ponencia unos minutos más tarde que los socialistas y la coalición de izquierdas, pero no por la actitud del PP sino por no percibir las condiciones necesarias para trabajar trabajando con el máximo de los consensos en una ley de este calibre.

Nacionalistas catalanes y vascos han intentado que el PP reconsiderase su posición, y si bien ven "legítima" la demanda de los grupos que se han ausentado primero, rechazan ligar la tramitación de las leyes la actualidad mediática de cada semana. "Una cosa no tiene nada que ver con la otra", ha dicho Jané.

De su lado, el diputado del PNV, Emilio Olabarría, ha reconocido haber apreciado "cierta impronta partidista" --en el sentido más positivo de la expresión", según ha matizado-- porque la ausencia de ciertos grupos ha provocado "un efecto rebote" que ha obligado a otros, como el suyo, a tener que abandonar el debate.

Y es que, en su opinión, la ausencia del PSOE, la Izquierda Plural y el Grupo Mixto "quebranta" el valor del consenso y por tanto, en estas circunstancias era difícil seguir trabajando para sacar adelante esta ley.