Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

PSOE asevera que la sentencia sobre los talleres de Renfe "pone en riesgo el soterramiento"

Desde el grupo socialista se dice que "el soterramiento tiene ahora un coste añadido con el que no se contaba inicialmente, de modo que si su futuro ya era incierto, ahora lo es más".

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Valladolid, Javier Izquierdo, ha acusado al modelo urbanístico que puso en marcha el alcalde de la ciudad, Francisco Javier León de la Riva, de "poner en serio compromiso la operación del soterramiento", tras conocerse que el Tribunal Supremo ha confirmado la anulación del Área Homogénea 5 en la que se asientan los nuevos Talleres de Renfe.

 

En un comunicado recogido por Europa Press, Izquierdo ha recordado que el convenio de desarrollo de la operación urbanístico, firmado en noviembre de 2002 entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Fomento entonces dirigido por Francisco Álvarez Casco exigía la entrega de los terrenos a coste cero.

 

Según el representante socialista, el convenio firmado por el alcalde fijó que todas las obras vinculadas al soterramiento del tren "tendrían que costearse con las plusvalías urbanísticas que generase el traslado de los talleres de Renfe", y de hecho, aseguran que "en él se lee que el Ayuntamiento de Valladolid, en el ejercicio de sus competencias en materia urbanística, procederá a tramitar la modificación del planeamiento urbanístico vigente, al objeto de establecer la ordenación, usos e intensidades urbanísticas más convenientes para los terrenos no necesarios para la explotación ferroviaria".

 

En caso contrario, continúa explicando el portavoz socialista, el convenio, "pondrá a disposición de la Sociedad la cantidad de un millón setecientos mil euros". De este modo, según Izquierdo, "el soterramiento tiene ahora un coste añadido con el que no se contaba inicialmente, de modo que si su futuro ya era incierto, ahora lo es más".

 

Ahora, además, entiende que el Supremo "diluye las esperanzas de quienes pretendían construir en ese ámbito 4.600 viviendas" y será necesaria la expropiación de los terrenos donde se asientan los talleres, puesto que no habrá plusvalías y en caso de no encontrar soluciones, Fomento reclamará el cumplimiento del convenio.

 

En su opinión, "todo esto demuestra que el urbanismo del alcalde de Valladolid siempre ha sido pensado en función de sus cuatro amigos, al margen de las necesidades de la ciudad y por supuesto, a costa de los bolsillos de los ciudadanos".