Prueba: Renault Talisman Initiale Paris dCi 160

Renault entra con decisión en el segmento premium de las berlinas de representación con su nuevo Talisman, un modelo que viene a sustituir al Laguna y al Latitude. 

EQUIPAMIENTO

 

Cuando llega el momento de analizar el equipamiento, el Talisman nuevamente se sitúa en primera línea de su segmento. Entre lo más destacable, cabe mencionar el equipo de sonido firmado por el especialista ‘Bose’, el regulador de velocidad adaptativo con función de frenado activo de emergencia, sensores de luz y lluvia, asistente de cambio de carril y estacionamiento, sistema de cuatro ruedas directrices (4Control) y climatizador entre lo más destacable. Adicionalmente, Renault ofrece un servicio de asistencia 24 horas para asistir en caso de avería o para pedir cita para el mantenimiento del vehículo. La versión que probada, que responde al acabado más alto (Initiale París), se puede adquirir desde 39.550 euros.

Respecto a sus predecesores, la nueva berlina francesa da un gran salto en calidad, equipamiento, tamaño y diseño. Nosotros probamos la versión diésel biturbo de 160 CV, que ofrece un buen resultado en cuanto a prestaciones, consumo y agrado de conducción.

 

Nada más echar el primer vistazo, lo primero que llama la atención en la nueva berlina de Renault, es su diseño. Éste es una línea continuista que sigue los pasos de los últimos modelos de la marca. Sin duda, si comparamos el nuevo Talisman con sus predecesores, hemos de decir que la ganancia en atractivo y presencia es notoria.

 

HABITÁCULO AMPLIO,MODERLO Y LUJOSO

 

El interior también sigue la línea marcada por el Espace, ya que comparte muchos mandos y las líneas maestras son muy similares. Pero no todo es diseño, el Talisman también ha ganado en espacio para que los ocupantes puedan disfrutar de un nivel de confort superior. En cifras, el espacio para las rodillas alcanza 262 milímetros, la cota más generosa de la categoría.

 

Los asientos delanteros son cómodos y recogen bien el cuerpo. Especial mención merecen los reposacabezas, que tienden a abrazar la parte posterior de la cabeza y, además, se pueden regular en longitud para que queden cerca de ésta.

 

En las plazas traseras, tal y como acabamos de comentar, el espacio disponible para las piernas es holgado y la posición del respaldo de los asientos es adecuada para que podamos viajar con comodidad sin que los kilómetros nos pasen factura. Para mejorar la climatización y la estancia en dichas plazas, hay dos salidas de aire y dos conexiones USB para conectar el móvil o un iPad.

 

A diferencia de sus rivales, el nuevo Talisman nos regala cinco tipos de ambiente para ofrecer una estancia mucho más agradable. En función del que queramos elegir, cambian la iluminación ambiental en diferentes tonalidades. Además de todo esto, se puede elegir entre diferentes acabados interiores que se pueden combinar con distintos niveles de equipamiento. Si optas por el acabado ‘Initiale París’, como era el caso de nuestra unidad de pruebas, el salpicadero puede ser de color negro o gris arena con pespuntes de color carbono oscuro o plata, asientos de cuero Nappa plena flor en degradado de gris o de color negro liso, volante de cuero Nappa.

 

Una de las principales novedades que presenta el Talisman, y que ya pudimos ver en el Espace, es el multimedia R-Link 2, que integra una pantalla de 8,7 pulgadas (22 cm) en formato vertical. Cuando lo comiences a manejar, todo te resultará algo engorroso, tal y como ocurre cuando estrenas un nuevo teléfono móvil. No obstante, sólo hay que pasar por un pequeño periodo de adaptación para poder acceder a las diferentes funciones con rapidez y facilidad. Bien es cierto que los típicos mandos mecánicos que tenemos en nuestro coche suelen ser más prácticos en el fondo, pero este tipo de soluciones también tienen sus ventajas y suponen un atractivo adicional. En este tablet podrás manejar prácticamente todas las funciones del vehículo.

 

CUATRO RUEDAS DIRECTRICES PARA MARCAR LA DIFERENCIA

 

El Renault Talisman adopta la nueva plataforma CMF, que ha sido desarrollada por la alianza Renault-Nissan. Al igual que la anterior generación del Renault Laguna, el Talisman hereda el sistema de cuatro ruedas directrices -denominado comercialmente como ‘4Control’-. Esta solución supone un plus muy importante para encontrar un coche más estable, seguro de reacciones ante un cambio de dirección a altas velocidades y un vehículo más maniobrable cuando nos adentramos en un entorno urbano.

 

Como suele ser habitual en muchos automóviles de nueva hornada, el Talisman ofrece cuatro programas de conducción - Confort, Sport, Eco y un modo Personalizado totalmente configurable-. Todos ellos permiten adaptarse a las necesidades de cada momento en función del que queramos elegir. Además, no sólo se endurece la suspensión y la dirección si optamos, por ejemplo, por el modo ‘Sport’, sino que también se modifica la iluminación ambiental –hay cuatro colores diferentes; verde, azul, sepia, rojo y violeta-.

 

MECÁNICA PARA UN MÁXIMO RENDIMIENTO

 

La versión que pudimos probar equipaba el nuevo motor 1.6 litros biturbo de 160 CV, una opción muy interesante si buscas una mecánica de funcionamiento suave y agradable. Además de ser un propulsor más que competente en cuanto a prestaciones se refiere, también nos deleita con un consumo de carburante muy bajo. Valga como ejemplo los 6,0 litros que registramos, según nuestras mediciones, en ciclo combinado.

 

Esta mecánica se encuentra asociada, en exclusiva, a un cambio automático de doble embrague y seis velocidades que Renault denomina EDC. Por funcionamiento es una caja que aprueba con nota por lo bien que aprovecha las prestaciones del motor y por la ganancia en confort que supone a la hora de conducir. Se puede manejar de manera secuencial, si así lo decides, desde la palanca de cambios.