Protección Civil avisa que los ríos se pueden volver a desbordar por lluvias intensas

Imagen del río Pisuerga, a su paso por el puente de Isabel la Católica

En Castilla y León el fenómeno meteorológico adverso más probable serán precipitaciones intensas en un corto espacio de tiempo. Las zonas más probables son la meseta de Burgos, la provincia de Soria y la zona noreste de la meseta de Segovia. No se descarta que de forma más aislada también se produzcan precipitaciones intensas en la mitad sur de la Comunidad.

Ante las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior avisa por lluvias intensas, en forma de tormentas, en el noreste peninsular.   

       

Además, hay riesgo de deshielo en el noreste de la Comunidad Foral de Navarra y en la provincia de Huesca, por lo que se recomienda adoptar medidas de autoprotección ante el peligro de desbordamiento de ríos de esta zona, con especial precaución en zonas de acampada y campings.

 

Recomendaciones

 

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias, en su función de informar y preparar a los ciudadanos a través de la autoprotección, hace las siguientes recomendaciones:

 

Estar informado: la prevención más eficaz

 

Se aconseja mantenerse informado en todo momento y seguir las recomendaciones que se vayan indicando.

 

Además, hay que prestar especial atención a las normas preventivas de su Comunidad Autónoma, que pueden adoptar algunas medidas puntuales en función de la evolución de la situación en esa zona concreta.

                                                                       

Ante la crecida de ríos, no entre con su vehículo en áreas inundadas

 

Conviene que los ciudadanos residentes o que circulen por las áreas potencialmente afectadas, adopten mediadas de precaución, entre otras:

 

·       Manténgase permanentemente informado, a través de la radio y de otros medios de comunicación, de las predicciones meteorológicas y del estado de la situación.

 

·       No conduzca en áreas inundadas. Abandone el automóvil y busque un terreno más alto cuando se vea rodeado por una corriente de agua.

 

·       Procure circular, preferentemente por carreteras principales y autopistas.

 

·       Procure alejarse de vías y torrentes y no trate de atravesar a pie vados inundados o corrientes de agua.

 

·      Si tiene que evacuar su domicilio, traslade los artículos esenciales a los pisos más altos, cierre las tomas principales de electricidad y gas y siga las instrucciones de las autoridades.

 

Ante  lluvias intensas y/o  persistentes

 

·       Si va conduciendo, disminuya la velocidad, extreme las precauciones y no se detenga en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua.

 

·       Si comienza a llover de manera torrencial, piense que existe riesgo de inundación. No atraviese con su vehículo ni a pie, los tramos inundados, porque desconoce lo que puede haber debajo del agua y localice los puntos más altos de la zona. No intente salvar su automóvil en medio de una inundación.

 

·       Si se encuentra en el campo, hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando atravesar vados inundados. Igualmente, debe dirigirse a los puntos más altos de la zona.

 

·       No obstante, el difícil pronóstico de los fenómenos tormentosos aconseja mantenerse informado en todo momento de la posible evolución de los cambios meteorológicos.

                                                 

Ante el riesgo de tormentas

 

·        El peligro de las tormentas para las personas se produce, fundamentalmente, en campo abierto. No obstante, en los núcleos urbanos también hay peligro de caída de rayos, por lo que es conveniente colocarse cerca de los edificios para protegerse. En las  viviendas se aconseja evitar las corrientes de aire. Si va conduciendo, un vehículo cerrado puede ser un buen refugio.

 

·        Si la tormenta le sorprende en el campo, evite correr y permanecer en zonas altas de la montaña. No se refugie bajo los árboles y aléjese de alambradas y objetos metálicos.

 

Ante el riesgo de inundaciones

 

·       Como medidas previas, conviene retirar del exterior de la vivienda aquellos objetos que puedan ser arrastrados por el agua; revisar, cada cierto tiempo, el estado del tejado, las bajadas de agua y los desagües.

 

·       No estacionar vehículos ni acampar en cauces secos, no a la orilla de ríos, para evitar ser sorprendido por una crecida de agua.

 

·      Si llegara a inundarse la vivienda, es fundamental abandonar cuanto antes los sótanos y plantas bajas y desconectar la energía eléctrica. Utilizar preferentemente linternas.