Prospera la moción de censura de Valdestillas en un nuevo desalojo del pleno

Imagen de uno de los plenos anteriores que tuvieron que ser suspendidos.

El alcalde socialista y sus concejales han abandonado el pleno por lo que han continuado unicamente los de C's (tres) y PP (dos) proclamando alcalde a Alberto Sanz.

La Guardia Civil ha vuelto a desalojar el salón de plenos del Ayuntamiento de Valdestillas (Valladolid) durante el debate de la moción de censura presentada por Ciudadanos y PP para desbancar al alcalde socialista Jesús Román, que ha finalizado con la elección del portavoz de la formación naranja, Alberto Sanz, como primer edil de la localidad.

 

Se trata de la tercera vez que se convocaba el pleno, ya que en las dos anteriores las protestas vecinales han obligado a suspender la sesión, la última de ellas, al igual que este martes, con intervención de la Guardia Civil, que había establecido un "amplio dispositivo" para garantizar la seguridad.

 

Así, cuando los agentes de la Benemérita han procedido a desalojar el salón de plenos durante el desarrollo de esta sesión, convocada a las 20.00 horas pero con retraso en su inicio, también han salido del mismo el hasta ahora alcalde, Jesús Román, y los concejales socialistas (tres), con lo que ha continuado el pleno con los de C's (tres) y PP (dos) en el que se ha votado la moción de censura y se ha proclamado alcalde a Alberto Sanz.

 

El recién elegido primer edil, en declaraciones a Europa Press, ha destacado que el desalojo ha sido "pacífico y tranquilo" aunque el anterior alcalde se haya "empeñado" en echar a la Guardia Civil del Ayuntamiento en una sesión plenaria cuya convocatoria ha criticado, al considerar una "irresponsabilidad" hacerlo así ante la conflictividad existente, que ha supuesto "muchas voces" al haber gente también a favor de la moción.

 

CRUCE DE VERSIONES

 

El ya exalcalde Jesús Román ha asegurado que la Presidencia de la Mesa, ocupada por Sanz, ha pedido a la Guardia Civil que interviniera y han desalojado el salón y ha criticado que los agentes hayan invitado a salir también al que hasta ahora era el teniente de alcalde, el socialista César Álvarez.

 

Ante esta situación, como consideraban imposible debatir, los concejales socialistas han salido del salón junto con los vecinos desalojados, según la versión del ex alcalde.

 

Román ha dudado de lo que pueda sacar adelante el nuevo equipo de gobierno con la "desaprobación" de los vecinos y la situación que hay en el Ayuntamiento, ya que en lo que va de año se han logrado pagar 405.000 euros después de que se encontraran 1,7 millones de deuda, además de un millón correspondiente a un aval que pidió un anterior alcalde del PP. "Que Dios nos pille confesados", ha dicho Román, quien ha advertido sobre varios procesos judiciales abiertos que cree que se pararán.

 

Por el contrario, Alberto Sanz ha acusado a Román de mentir porque no hay procedimientos judiciales abiertos, algo que ha afirmado que es "mentira" porque lo que existen son procesos por despidos improcedentes con juicios y condenas al anterior equipo de Gobierno.

 

Además, ha asegurado que no es cierto que haya una deuda de 1,7 millones de euros, ya que los socialistas contaban pagos a proveedores que no deberían de tenerse en cuenta para el cómputo de la misma y, aunque ha reconocido que hay una "hipoteca" debida a una mala gestión de anteriores equipos de gobierno y de muchos años, cree que ahora se podrán aclarar algunas cuestiones.