Probado en ratones un fármaco que reduce la mayoría de tumores de cáncer de mama

Lucha contra el cáncer

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo; su incidencia está aumentando en el mundo en desarrollo debido a la mayor esperanza de vida. 

Actualmente, diversos grupos de investigación trabajan en diferentes moléculas que podrías suponer un avance en el tratamiento de este tumor.

 

Es el caso de un grupo de investigadores norteamericanos que trabaja en un fármaco experimental que reduce rápidamente la mayoría de los tumores en un modelo de ratón de cáncer de mama humano, según informan los investigadores en un artículo en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

 

Cuando los roedores fueron tratados con el fármaco experimental, BHPI, "los tumores dejaron de crecer y de inmediato comenzaron a encogerse rápidamente", explica el autor principal del trabajo y profesor de Bioquímica de la Universidad de Illinois David Shapiro.

 

En tan sólo diez días, 48 de los 52 tumores dejaron de crecer y la mayoría se redujo entre un 30 y un 50 por ciento. Según Shapiro, la clave de la potencia del fármaco radica en su modo de acción inusual: BHPI trabaja a través de la proteína del receptor de estrógeno, pero de una manera diferente de las hormonas estrogénicas. "El medicamento hiperactiva una vía llamada la respuesta a la proteína desplegada [UPR, por sus siglas en inglés], que los estrógenos usan normalmente para proteger las células del estrés y ayudarlas a crecer", detalla.

 

En lugar de bloquear la respuesta al estrés, BHPI acelera la UPR, señala el estudiante y autor principal Neal Andruska. "Esto lleva a las células cancerosas a usar la UPR de una forma protectora --apunta Andruska--. De esta manera, se detiene el crecimiento y eventualmente se matan muchos tipos de células de cáncer de mama, de ovario y endometrio, que contienen receptor de estrógeno".

 

BHPI apaga la producción de nuevas proteínas, incluyendo las proteínas que normalmente mantienen la vía de respuesta al estrés bajo control, subraya Andruska. "Con el tiempo, muchas células cancerosas mueren, en parte porque no pueden hacer nuevas proteínas", explica.

 

BHPI estimula una serie de eventos en la célula, incluyendo la apertura de los canales de calcio en el retículo endoplasmático, un compartimiento intracelular especial. La entrada de calcio en el citoplasma desencadena una cascada de eventos que preparan a la célula para lidiar con el estrés. Las células tratan de bombear el calcio de nuevo en su compartimiento, pero BHPI mantiene los canales de calcio abiertos, permitiendo que el calcio fluya de nuevo en el citoplasma.

 

Después de unos 30 minutos de este "ciclo fútil", las células se quedan sin energía. "Si no hay suficiente energía, las células cancerosas no crecen --recuerda Shapiro--. La cascada iniciada por BHPI se convierte finalmente en cuatro vías, cada una de las cuales podría contribuir a la muerte de las células del cáncer".

 

Debido a que la vía de la UPR se sobreexpresa en las células cancerosas resistentes a la terapia, el fármaco es especialmente eficaz en la orientación de las células con receptores positivos de estrógeno que son resistentes a tamoxifeno y otros fármacos contra el cáncer, según los investigadores. "BHPI funciona igualmente bien en presencia o ausencia de estrógeno", añade Shapiro.

 

Los ratones que recibieron el fármaco lo toleraron bien, sin pérdida de peso u otros efectos secundarios negativos, según los autores de esta investigación. "Todavía se trata de los primeros días de este medicamento y hay muchos obstáculos que superar para llevar BHPI a la clínica -subraya Shapiro--. Pero hasta ahora, ha salvado muchos obstáculos".