Prisión para una mujer que contrató a sicarios para intentar matar a su marido ciego

Las sospechas saltan a raíz de una denuncia por intento de extorsión de la esposa, que se cree que le suministró ansiolíticos a la víctima.

La titular del Juzgado de Instrucción de Negreira (A Coruña) ha enviado a prisión a una mujer como presunta autora de un delito de tentativa de asesinato por haber contratado los servicios de unos sicarios para intentar matar a su esposo, que es invidente.


Según ha informado la Guardia Civil, además de la esposa, que es vecina de Santa Comba (A Coruña) y que ingresó anteayer en prisión, también fueron detenidos tres hombres que viven en el municipio coruñés de Carballo y que en las próximas horas pasarán a disposición judicial.

La investigación fue llevada a cabo por agentes de la Guardia Civil adscritos a la Unidad de la Policía Judicial de Noia y la operación para aclarar este intento de asesinato por encargo fue bautizada como 'Xuvenca'.

Las investigaciones de la Guardia Civil concluyeron que para llevar a cabo este plan, los tres hombres fueron contratados por la mujer de la víctima con la intención de asesinar a su marido. Los hechos trataron de consumarse cuando el pasado mes de julio los ahora detenidos asaltaron al marido y le causaron graves heridas.

Además, según los agentes, "todo apunta" a que la mujer, con anterioridad a la agresión, le habría suministrado a la víctima algún tipo de sustancia que afectase en su capacidad de alerta y reacción.

DENUNCIA POR EXTORSIÓN

Las sospechas saltaron porque, mientras la Guardia Civil investigaba las causas de la brutal agresión al hombre, su esposa presentó una denuncia en la que alertaba que estaba siendo extorsionada por desconocidos para que les entregase una determinada cantidad de dinero.

A partir de este momento, los investigadores descubrieron que la mujer ya había realizado entregas de dinero a esos supuestos "desconocidos" que sumaban un total de 45.000 euros. Según el relato de la Guardia Civil, entonces se precipitaron una serie de acontecimientos e informaciones que condujeron a los agentes a establecer una relación directa entre la agresión, la mujer y los extorsionadores.

Según el comunicado de la Guardia Civil, los responsables de la investigación creen tener claro que las desavenencias entre la mujer y los sicarios estuvieron propiciadas por discrepancias en los pagos. Así, la presión de los sicarios sobre la mujer empuja a ésta a contarle a los guardias parte de la verdad, aunque finalmente se descubrió la trama.