Prisión para el pederasta Galván por riesgo de fuga y gravedad de los delitos

Galván fue arrestado arrestado este lunes en Murcia en virtud de una orden internacional de detención tras ser revocado el indulto que le concedió el rey Mohamed VI.

 

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha ordenado este martes el ingreso en prisión provisional, por riesgo de fuga, del pederasta condenado en Marruecos Daniel Galván Viña en espera de que se resuelva su posible entrega a Marruecos, que le reclama tras ser revocado el indulto que le concedió el rey Mohamed VI.

 

El ingreso en prisión ha sido solicitado por el fiscal Pedro Martínez Torrijos, quien durante la comparecencia alegó el riesgo de que Galván pueda fugarse y la gravedad de los delitos por los que fue condenado a 30 años de cárcel por abusar de once menores.

 

Galván, que ha sido asistido por un abogado de oficio, rechazó ser entregado al reino alauí y alegó arraigo en España, donde tiene amigos y una dirección en Torrevieja (Alicante), según han señalado fuentes presentes en la declaración.

 

Según el auto dictado por el titular del Juzgado Central de Instsrucción número 4, la dirección que ha facilitado Galván durante su comparecencia hoy en la Audiencia Nacional es de un amigo, "de nombre Ulpiano", ya que él carece en España "de un mínimo arraigo familiar, social, económico, laboral o de otro tipo que neutralice la tentación de ponerse fuera del alcance del aparato judicial penal en caso de ser puesto en libertad".  

 

Según el juez, las circunstancias en que se produjo el indulto y su posterior anulación serán examinadas en el procedimiento de extradición que ahora se inicia.

 

40 DÍAS PARA AMPLIAR INFORMACIÓN

 

La resolución señala que la medida se adopta "a resultas de la solicitud de extradición efectuada por las autoridades del Reino de Marruecos", si bien advierte de que la prisión "que quedará sin efecto si no se formaliza la demanda extradicional en el plazo de cuarenta días" desde la fecha en que se produjo la detención, que fue ayer, 5 de agosto en Murcia.

 

Antes de comparecer esta mañana, Galván fue reconocido por los forenses de la Audiencia Nacional, que certificaron que él sufre un trastorno de ansiedad y depresión del que está siendo tratado médicamente, si bien no habría ningún problema porque siguiera las prescripciones médicas en prisión, según las mismas fuentes.

 

En este caso, según destaca Andreu en su auto, la Orden Internacional de Detención librada por Marruecos señala que ha sido emitida a fin de asegurar el cumplimiento de la pena impuesta por la Corte de Apelación de Kenitra, que fue de 30 años de prisión por delitos calificados en nuestro Código Penal como de agresión y abusos sexuales a menores de edad.

 

A Galván le quedan por cumplir, exactamente, 27 años, 3 meses y 27 días de cárcel, y esta pena excede del mínimo exigido legalmente para  que se considere proporcionada la imposición de la prisión preventiva, según razona el juez en su auto.

 

NO DECIDE SOBRE EL FONDO

 

Añade que "no es este el momento procesal en el que corresponde examinar cual debe ser la decisión final sobre la reclamación efectuada" por Marruecos, puesto que si es cierto que en la orden de detención se hace constar que Galván se benefició de la "gracia real" también lo es que se menciona expresamente que dicha gracia "ha sido anulada".  

 

"Las circunstancias en que se produjo ese indulto y su posterior anulación deberán ser analizadas una vez tenga entrada toda la documentación extradicional".

 

Por lo que se refiere a la denominada "peligrosidad procesal" de Galván alegada por la Fiscalía durante la vista, Andreu señala que, pese a su nacionalidad española, el reclamado nació en Irak y obtuvo tal condición por casarse con una mujer de nuestro país, de la que se encuentra divorciado.

 

Según ha declarado ante el magistrado, su vida ha transcurrido mayoritariamente entre Irak y España, si bien también ha residido en países como Egipto, Siria, Jordania, Reino Unido o Marruecos, donde fue condenado. Tras ser indultado se instaló en un hotel en Murcia para descansar, según le dijo hoy al juez.

 

Galván Viña llegó a las 9.20 de esta mañana a la Audiencia Nacional en un furgón escoltado y permaneció en los calabozos hasta ser conducido hasta el despacho del titular del Juzgado Central de Instrucción número 4, de guardia esta semana en el órgano judicial.

 

El monarca alauí retiró la medida de gracia al preso después de las protestas en las calles de varias ciudades de Marruecos, convocadas una vez se supo que Galván Viña estaba entre la lista de los liberados recientemente por Mohamed VI.

 

En un comunicado, explicó la revocación del indulto, una medida "de carácter excepcional", por "los fallos que han marcado el procedimiento, la gravedad de los crímenes cometidos y el respeto a los derechos de las víctimas". Además, anunció una investigación para depurar responsabilidades que ya se ha saldado con la destitución del director de la Administración Penitenciaria y de la Reinserción marroquí.

 

Galván Viña era uno de los 47 presos que Mohamed VI indultó el pasado 30 de julio, aniversario de su llegada al trono, como muestra de amistad con el Rey Juan Carlos, tras la visita que había tenido lugar días antes.










 

Noticias relacionadas