Prisión e inhabilitación para una doctora del Campo Grande por dar de alta indebidamente a un paciente que falleció

El Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid ha condenado a un año de prisión sustituible por una multa e inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión durante tres años a una doctora que atendió a un paciente en el Hospital Campo Grande de Valladolid en 2009 y que falleció poco después por una isquemia de miocardio no diagnosticada.

Asimismo, la aseguradora AMA, en su calidad de responsable civil de dicha doctora, ha indemnizado a la esposa e hijos del paciente fallecido con 163.008 Euros, según se recoge en la sentencia remitida a Europa Press por El Defensor del Paciente.

 

El 24 de febrero de 2009, sobre las 11.30 horas, A.P, de 56 años, acudió al Servicio de Urgencias del , aquejado de dolor retroesternal recidivante, de 24 horas de evolución.

 

De acuerdo con los factores de riesgo del paciente (edad, hipercolesterolemia, sobrepeso) y tras realizar electrocardiograma y analítica, se evidenciaron signos alterados --bloqueo de la rama derecha del Haz de His y elevación de enzimas--, por lo que el médico que atendió al paciente remitió a éste al Hospital Campo Grande con indicción de ser visto por el Cardiólogo, especialidad de la que carece el Sagrado Corazón. En el Informe de Urgencias de Derivación, el doctor indicó expresamente "ser visto por Cardiólogo", según las mismas fuentes.

 

A su llegada al Campo Grande, sobre las 13.00 horas, el paciente fue pasado a consulta con la doctora de guardia, M.S.A, especialista en Medicina de Familia. Según recoge el fallo, la doctora no amplió la recogida de datos a través de una adecuada anamnesis, sino que realizó una analítica y nuevo electrocardiograma, tras lo que diagnosticó al paciente de "dolor torácico atípico" y no consideró necesaria la presencia del cardiólogo, dando el alta al paciente con la única indicación de tomar analgésicos para el dolor.

 

   Durante la noche del día 28 de febrero, el paciente comenzó a acusar nuevamente un fuerte dolor en el pecho, idéntico al que le había llevado a Urgencias cuatro días antes, tal como señalan las mismas fuentes, por lo que tomó un analgésico, de acuerdo con lo indicado por la doctora. No obstante, el malestar fue en aumento, hasta que cayó desplomado al suelo.

 

Mientras su hijo realizaba maniobras de reanimación, la esposa llamó a una ambulancia, pero cuando ésta llegó, los facultativos únicamente pudieron certificar la muerte del paciente.

 

Durante la instrucción de la causa en el Juzgado de Instrucción número 4 de Valladolid, el médico forense informó de que la doctora que atendió al fallecido en el Hospital Campo Grande "no consideró la necesidad de que fuera valorado y explorado por el especialista en Cardiología", sino que "se limitó a repetir las mismas pruebas ya realizadas y no amplió la recogida de datos a través de la anamnesis y pruebas complementarias". Sin embargo, el forense consideró que ésta profesional "debió avisar en ese momento al Cardiólogo".

 

Según subraya El Defensor del Paciente, "de haberse realizado una correcta anamnesis y explicación física", se hubiera descubierto que el paciente "sufría una isquemia miocárdica crónica y estenosis coronarias arterioescleróticas", evidenciadas en el Informe de Autopsia, que "bien podían haberse resuelto mediante un tratamiento correcto precoz, incluso quirúrgico".

 

La defensa del caso ha sido tramitada por el letrado Santiago Díez, especialista en derecho sanitario y adscrito a los Servicios Jurídicos de El Defensor del Paciente en Castilla y León.