Primera toma de contacto del nuevo equipo de Gobierno con los trabajadores de AUVASA

El concejal de Movilidad, Luis Vélez, y el alcalde, Óscar Puente, se reunieron con los trabajadores de AUVASA. TRIBUNA

"Queremos implicarnos e implicar a los trabajadores y sus representantes en dar un vuelco a la situación de la empresa", aseguró el concejal de Movilidad, Luis Vélez.

“Las cosas van a cambiar, queremos implicarnos e implicar a los trabajadores y sus representantes en dar un vuelco a la situación de la empresa, con un cambio radical en la actitud de falta de diálogo que ha existido hasta ahora y conseguir la motivación de los trabajadores”. De esta manera resumió el concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, su primer encuentro con los trabajadores y representantes sindicales de AUVASA, con quienes cuenta para llevar a cabo un “cambio global” en el servicio.

 

Vélez señaló que quiere acometerse la reestructuración de las líneas “desde una perspectiva de ciudad” y adaptarlas a las necesidades de los ciudadanos, proceso en el que quiere contar con los trabajadores, “puesto que quienes mejor conocen los problemas del servicio son ellos”, afirmó.

 

El concejal de Movilidad entiende que es necesario corregir las carencias de los barrios de nueva creación y acercar AUVASA a sus vecinos. “Son barrios relativamente nuevos, que se crearon hace años, pero no se dotaron, de forma que el servicio de transporte público no se ha adaptado a la nueva realidad”.

 

Vélez rehúsa, sin embargo, plantearse un plazo concreto para diseñar esta renovación del mapa de AUVASA, y apuesta por hacerlo de forma progresiva, con la idea de la “movilidad urbana sostenible”, pero con una perspectiva amplia y global. El objetivo es “no poner parches” ni “pillarse en tiempos”, sino acometer una reestructuración integral y profunda que afecte a toda la ciudad.

 

Otra de las prioridades es el reestudio del sistema tarifario, “acercándolo también a las nuevas necesidades de la ciudadanía”. Así, señaló, el transporte gratuito para los menores de 12 años es sólo una medida con la vista puesta en “cortar la hemorragia de viajeros sufrida en los últimos años, que está perjudicando a la empresa y a los propios trabajadores, que ven cómo merma el uso del transporte público por parte de los vecinos”.

 

La reforma del sistema tarifario, sin embargo, no implicará necesariamente la reducción de precios, sino “incrementar el abanico de las formas de pago, más allá del billete ordinario o el bonobús actual”, señaló el concejal. Se piensa, de este modo, por ejemplo, en la posibilidad de implantar un bonobús mensual para aquellos públicos que utilizan el autobús a diario, ya que el sistema, en su opinión, “lleva estancado muchos años”.

 

Vélez destacó la “disposición total por parte de los trabajadores y sus representantes al diálogo, a través del que queremos adoptar las decisiones y los cambios que van a afectar a la empresa”.