Primera piedra de la calefacción de biomasa de distrito de la Universidad de Valladolid

El District Heating permitirá mantener el confort térmico de 30 edificios públicos, la mayoría de la Institución académica, con una mejor eficiencia energética. 

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván; el consejero de Educación, Juan José Mateos, y el rector de la Universidad de Valladolid, Marcos Sacristán, han colocado este martes en el Campus Miguel Delibes la primera piedra del District Heating (calefacción de distrito) de la Universidad de Valladolid. Este sistema es una red de distribución de energía térmica, alimentada con biomasa, que transcurre por las vías urbanas, y proporciona agua caliente sanitaria y calefacción inicialmente a 23 edificios de la Universidad, tres edificios del Ayuntamiento y cuatro de la Junta de Castilla y León. Desde la central de producción de calor (sala de calderas), de la que hoy martes se ha puesto la primera piedra, se distribuye agua caliente a través de redes de conductos aislados térmicamente hacia los diferentes edificios.

 

El confort térmico en los edificios públicos, y en concreto en los de la Universidad de Valladolid, es prioritario, y en la actualidad, para alcanzar este objetivo se cuenta con salas de calderas en cada edificio, lo que supone un importante coste energético y económico dada la diversidad de las diferentes instalaciones. Por este motivo, desde el Rectorado de la Institución académica se planteó la necesidad de mejorar la eficiencia energética de las instalaciones de calefacción y de reducir la dependencia de fuentes de energía como el gas y el gasóleo. Así nació el proyecto District Heating, red de distribución de energía térmica.


La central térmica, que albergará el silo de almacenamiento y la sala de calderas, se ubicará en el Campus Miguel Delibes, y todo el sistema de aprovisionamiento de biomasa hasta las calderas estará automatizado. La superficie total construida asciende a 1.350 metros cuadrados. La potencia de las calderas que se instalarán es de 14’1 megavatios térmicos, suministrados por tres calderas de 4,7 megavatios, cada una de las cuales incorporará un multiciclón y un filtro de mangas para evitar la emisión de partículas volátiles a la atmósfera. Se dispondrán tuberías de acero preaislado que discurrirán desde la nueva sala de calderas hasta los edificios a través de zanjas. Con el District Heating, las instalaciones de las calderas existentes no se van a ver afectadas y podrán ser utilizadas en cualquier momento.


Se despliegan con este sistema dos redes de calor (una para el campus y otra para el resto de edificios) con una longitud total de 12 kilómetros. La red se distribuye desde el Campus Miguel Delibes hasta el edificio de Ciencias de la Salud (Facultad de Medicina y EU de Enfermería), en pleno centro de la ciudad. La energía suministrada asciende a 22 millones de kilovatios a la hora útiles por año y el combustible que se utilizará es astilla forestal G-100 con un consumo previsto de 8.000 toneladas al año.


La instalación contará con un puesto central de control y telegestión que comunica mediante una nueva línea de fibra óptica con las subestaciones de intercambio térmico que se ubicarán en cada uno de los edificios conectados a la red y permitiendo la gestión automática de toda la instalación y un importante avance en cuanto a control pormenorizado de consumos y utilización eficiente de la energía. La inversión prevista para la redacción del proyecto, ejecución de obras y puesta en marcha es de 4.775.000 euros, financiados por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. El mantenimiento, operación y garantía total durante 15 años tiene un coste de 2.800.000 euros.


OPERATIVA EL PRÓXIMO CURSO


El District Heating se ha adjudicado a la UTE REBI-COFELY y está previsto que para el curso académico 2014-2015 la red de calefacción esté operativa y suministre energía a nuestros edificios, según la información de la Junta de Castilla y León recogida por DiCYT.


Esta actuación se enmarca en el Programa para la implantación de calderas de biomasa en edificios públicos que promueve la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. El proyecto se desarrolla a través de un convenio específico de colaboración con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y la Universidad de Valladolid, con el objeto de conseguir objetivos de eficiencia energética y reducción de emisiones contaminantes a través de la implantación de sistemas de red de calefacción de distrito, basada en la utilización de biomasa forestal como combustible -restos de madera proveniente de los bosques de la Comunidad-, una fuente energética renovable con una emisión de gases de efecto invernadero nulo, más económica que los combustibles fósiles convencionales, y autóctono.

 

AHORRO ENERGÉTICO Y ECONÓMICO

 

Esta inversión se amortizará con los ahorros conseguidos por la futura instalación de biomasa que además permite reducir la factura energética de los edificios conectados, 15 por ciento en el primer año y un 35 por ciento en los 15 años del proyecto, lo que supone una disminución del coste energético de más de 12 millones de euros en todo el período y dejar de emitir 6.000 toneladas de CO2 al año. Esta actuación pretende tener continuidad con nuevas actuaciones en otros campus de la Universidad de Valladolid en otras ciudades (Palencia, Segovia y Soria).

 

www.dicyt.com