Presentada una denuncia contra los propietarios de la antigua fábrica de Uralita por un delito medioambiental

La denuncia ha sido presentada el día 29 de enero tras un proceso de investigación que comenzó el pasado mes de julio.

La Fiscalía de Valladolid ha presentado una denuncia contra la propiedad de la antigua fábrica de Uralita, la empresa Reyal Urbus S.A., en la carretera de Madrid, por un delito medioambiental. Dicha denuncia, presentada el pasado día 29 de enero y todavía pendiente de la asignación de Juzgado, pone la alerta en la situación que está generando el estado de abandono de la instalación.

 

La Fiscalía comenzó la investigación el pasado mes de julio, a través de una reclamación encabezada por la Asociación de Víctimas y Afectados del Amianto (Avidalid). Según fuentes de la Fiscalía consultadas por este periódico, la denuncia advierte que la contaminación de determinados materiales producidos al romperse techos y paredes produce la salida de partículas de amianto en una zona muy sensible, junto al colegio San Agustín, el barrio de Delicias o el Pinar de Jalón, además de otras actividades profesionales cercanas.

 

Uralita cesó su actividad en el año 2009. Perteneciente a la compañía Euronit, Fachadas y Cubiertas, tenía centrada su actividad en la fabricación de fibrocemento, para el cual se empleaban crocidolita (amianto azul) y crisolito (amianto blanco). La producción podría alcanzar las 50 toneladas diarias de amianto. Desde su cierre, las instalaciones no se habrían limpiado ni descontaminado para eliminar residuos, según han denunciado en reiteradas ocasiones desde Avidalid. En la actualidad, la titularidad de los terrenos con los restos de la fábrica muy deteriorados y foco del vandalismo, ya no pertenecen a Euronit.

 

Avidalid reitera con insistencia el riesgo que supone esta situación. Esta misma semana, miembros del grupo municipal del Partido Socialista de Valladolid visitaron la zona para alertar del peligro para la salud, algo que también ratifica la Fiscalía. "Los efectos no se producen ahora, sino que van saliendo después". Si tomamos como referencia los datos ofrecidos por Avidalid, más de 130 trabajadores de Uralita de Valladolid han fallecido en los últimos años por carcinoma pulmonar, un tumor relacionado por el contacto con el amianto

 

Uralita se vio obligada a modificar sus planes de producción a partir de 2002, cuando entró en vigor una ley que prohibía la utilización de amianto como material. No obstante, la fábrica mantuvo su procucción de placas de uralita hasta 2005. Por entonces, la plantilla de trabajadores ascendía a 153, lejos de los 470 que alcanzó unos después de su inauguración en 1966. Muchos de sus empleados han tenido que recurrir a la Justicia para que se less reconociera sus patogologías como enfermedades profesionales fruto de la labor que desarrollaron durante su estancia en la factoría vallisoletana.

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas