Presencio llamó a los portavoces municipales... pero no explicó el incidente en su partido

Jesús Presencio junto a su compañera de partido, Pilar Vicente, en el día que juraron su acta como concejales. A.MINGUEZA

Desde que se destapó su positivo por alcoholemia este lunes, solo ha mantenido contactos con la cúpula de Ciudadanos en Barcelona para gestionar su dimisión. La comunicación con sus compañeros de Valladolid y Castilla y León no existe.

El 'caso Presencio' destapa otros detalles que se sucedieron una vez estallado su positivo al triplicar la tasa máxima de alcoholemia al volante. El concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valladolid dedicó buena parte de la mañana a hablar con los portavoces de los diferentes grupos municipales (PSOE, VTP, Sí Se Puede y PP), para explicarles su versión.

 

Lo que no hizo Jesús Presencio es hablar directamente con sus compañeros de Valladolid ni con la dirección del partido en Castilla y León, que elevaron el caso a la dirección nacional a través de las diferentes informaciones de los medios de comunicación. La situación es conocida. La relación es prácticamente inexistente asumiendo que, en su momento, Presencio fue una imposición que llegó desde Barcelona.

 

Las negociaciones entre el ex portavoz municipal y el Comité Ejecutivo de Ciudadanos se extendieron durante todo el lunes y el martes, para acabar confluyendo en un mensaje liviano que escondía la destitución para disfrazarlo de una "dimisión por motivos personales". La realidad es que Ciudadanos le exigió que presentase su renuncia como primer paso.

 

Los cargos de Ciudadanos tienen firmado un acuerdo para regeneración política y un compromiso ético de buen comportamiento que choca con la actitud demostrada por Presencio en este incidente. Ese fue el argumento al que se agarró la directiva de Ciudadanos para gestionar la crisis y buscar una respuesta pública a un caso que adquirió una gran repercusión pública. Tanto, que se implicó el gabinete de comunicación del propio Albert Rivera para que no erosionase más la imagen del partido.

 

Pero Ciudadanos espera más y no quiere que este asunto ensucie su presencia en el Ayuntamiento de Valladolid, donde Presencio se mantiene como concejal aunque ahora la portavocía queda en manos de Pilar Vicente, la principal apuesta del partido y que ya ejerce como portavoz en la Diputación Provincial. De esta forma, no se descartan novedades en los próximos días porque el deseo objetivo de Ciudadanos es prescindir de Jesús Presencio.

Noticias relacionadas