Preocupación por la organización de la final de rugby en Valladolid al estar las entradas sin numerar

Las pruebas para ubicar los palos de rugby ya se han realizado en Zorrilla.

El lleno absoluto en el estadio José Zorrilla aconseja seguir un protocolo muy cuidadoso para evitar problemas en el acceso a las localidades.

No hay entradas. Ese es el cartel que cuelgan de las taquillas reales y virtuales para la final de la Copa del Rey de rugby del próximo domingo 17 de abril entre los dos equipos de Valladolid: El Salvador y VRAC. El escenario del estadio José Zorrilla acondicionado para la ocasión es inmejorable pero, un detalle: las entradas no son numeradas y la organización teme que puedan existir problemas a la hora de acomodar al público.

 

Se van a tomar todas las medidas posibles para evitar atascos y aglomeraciones. Pero lo principal es la seguridad. Cualquier entrada sirve para ocupar un asiento en el estadio. Da igual la ubicación. Por eso existe el temor de que, una vez abiertas las puertas, se produzcan problemas que empañen lo que debe ser una auténtica fiesta del deporte vallisoletano con el protagonismo indudable del rugby.

 

Durante esta semana previa a la gran final se van a suceder los mensajes de prudencia para organizar un buen acomodo de todos los espectadores. Llamadas a acudir con tiempo suficiente, evitar las urgencias y ser consciente de que, en Zorrilla, todos los ángulos del campo garantizan una excelente visibilidad, se repetirán en estos días de previa.

 

Apenas queda una semana y este detalle de no haber numerado las localidades debe cuidarse al máximo en el operativo de acceso a las gradas.