Preguntas y respuestas sobre el final de las cuotas lácteas en la UE

La fecha final se decidió en la reforma de la PAC de 2003 y fue ratificada en 2008 con medidas concretas para proporcionar un "aterrizaje suave" a finales de marzo de 2015.

 

EVOLUCIÓN DEL SECTOR EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

 

Al igual que en la mayoría de los sectores de la agricultura -y la mayoría de los sectores de la economía -ha habido una disminución gradual en el número de productores de leche alrededor de la UE en los últimos 30 años (-6% al año en promedio).

 

El tamaño promedio de los rebaños han tendido a aumentar, y las mejoras en la genética y la eficacia de la alimentación han ayudado a aumentar el rendimiento medio por vaca. Sin embargo, la situación varía ampliamente de un Estado miembro a Estado miembro:  las granjas especializadas en producción lechera en la UE-15 tienen una producción de leche de unos 7 300 kg / vaca por un rebaño promedio de 54 vacas, mientras que en la UE-10 ** el rendimiento promedio es de 5 700 kg / vaca por un rebaño promedio de 19 vacas y en la UE-2 el rendimiento promedio es de 3 400 kg / vaca por un rebaño promedio de 5 vacas. (Esto se compara con tamaños medios de rebaño de 115 vacas en los EE.UU., 258 vacas en Australia y 413 vacas en Nueva Zelandia).

 

Además de esta consolidación, hemos visto que las explotaciones trabajan más estrechamente a través de cooperativas. El nivel general de la producción se ha mantenido relativamente estable, limitado por el régimen de cuotas. Sin embargo, la mayor orientación hacia el mercado ha experimentado un mayor cambio hacia productos de mayor valor añadido, especialmente para las exportaciones.

 

Por ejemplo, la producción de queso de la UE 2003-2013 aumentó un 26%, mientras que el volumen de las exportaciones aumentó en un 69%. La proporción de los ingredientes a base de productos lácteos también está aumentando significativamente, focalizándose especialmente en las nuevas necesidades nutricionales vinculadas a los hábitos de vida modernos y la evolución demografía.

 

Uno de los otros elementos cruciales ha sido las inversiones adicionales proporcionadas por el apoyo financiero de la UE al desarrollo rural, en particular, para los proyectos de modernización de las explotaciones individuales, y otras inversiones.

 

Las cifras para el período 2007-2013, muestran que la financiación de la UE para la modernización de las explotaciones ascendió a 1800 millones de euros, que fue completada por 1400 mil millones de euros de fondos públicos nacionales / regionales, y casi 7400 millones de euros de inversión privada -de modo que un total de más de 10.6bn de euros se gastaron en la modernización del sector lácteo durante el período.

Los ganaderos españoles y del resto de Europa vive con la incertidumbre de la eliminación de las cuotas lácteas. Ante esta situación, os dejamos algunas preguntas y respuestas clave para entender qué ocurre con este sector.

 

¿Por qué y cuándo se establecieron las cuotas lácteas?

 

Las cuotas lácteas se introdujeron para hacer frente a la sobreoferta estructural en el mercado de finales de 1970 y principios de 1980 que habían llevado a los famosos “lagos de leche”y "montañas de mantequilla" de la UE. A los productores de leche de la UE se les garantizaba un precio por su leche (considerablemente más alto que en los mercados mundiales), independientemente de la demanda del mercado. A pesar de diversos esfuerzos en la década de 1970 para frenar la producción de la UE, siguió aumentando mucho más rápido que la demanda interna. El sistema también estaba teniendo un impacto negativo en los precios del mercado mundial, ya que la UE exportaba su excedente subvencionado en el mercado mundial.


En julio de 1983, la Comisión Europea propuso la introducción de las cuotas lecheras, y esto fue acordado por el Consejo el 31 de marzo de 1984. El régimen requería una cuota que se fijaba para cada productor o comprador individual, con una tasa ("tasa suplementaria") que pagarían aquellos que excedían su cuota. Los cambios posteriores han significado  que los productores sólo tienen que pagar esta penalización cuando el Estado miembro también supera su cuota nacional.

 

¿Las cuotas cubren toda la leche, incluyendo la leche de oveja y de cabra?

 

No, sólo la leche de vaca. Las otras leches representan sólo una pequeña parte del mercado de la leche de la UE.

 

¿Las cuotas han logrado su propósito?

 

El sistema de cuotas -y la amenaza de gravamen- pusieron un coto a la expansión de la producción de la UE. Las "montañas" de mantequilla y de leche desnatada en polvo, que habían superado 1 millón de toneladas, cayeron de manera constante. Sin embargo, ha habido otros cambios importantes en la Política Agrícola Común, que han permitido crear un sector agrícola mucho más orientado al mercado. Las sucesivas reformas de la PAC han visto una reducción de los precios garantizados, con una gama de instrumentos de política encaminados a estabilizar los ingresos agrícolas, en particular el sistema de pagos directos, desvinculados de la producción.

 

¿Por qué eliminarlos ahora?

 

Las cuotas lácteas se introdujeron originalmente para 5 años, pero su fecha de “caducidad” se pospuso en varias ocasiones. La fecha final se decidió en la reforma de la PAC de 2003 y fue ratificada en 2008 con medidas concretas para proporcionar un "aterrizaje suave" a finales de marzo de 2015.

 

Las principales razones para tomar la decisión de poner fin a las cuotas lácteas es que ha habido un aumento considerable de el consumo de productos lácteos en los últimos años, especialmente en el mercado mundial – se prevé que continúe en el futuro - mientras que el régimen de cuotas está impidiendo que los productores de la UE puedan responder a esta creciente demanda.

 

Por ejemplo, las exportaciones de productos lácteos de la UE a Corea han más que doblado entre 2010 y 2014, pasando de 99 millones de euros a 235 millones.Con cerca de 55000 millones euros, el sector lácteo representa el 15% de la producción agrícola total de la UE. La leche se produce en todos los Estados miembros de la UE, sin excepción, en alrededor de 650 000 explotaciones lecheras. Además de eso, hay cerca de 5 400 empresas de procesamiento de lácteos en la UE que emplean a 300 000 personas. Todos tienen que tener la posibilidad de beneficiarse plenamente de la creciente demanda mundial, especialmente en los mercados asiáticos.

 

El final de las cuotas lecheras representa una oportunidad, pero también preocupa. Sin embargo las sucesivas reformas han encontrado otras formas más específicas de ayuda para apoyar a las zonas más vulnerables, donde hay fuertes razones sociales y económicas para tratar de mantener la producción lechera.

 

Soy un productor de leche, ¿qué significa para mi trabajo diario?

 

El fin de las cuotas significa que hay una simplificación administrativa en materia de control de la producción diaria. Sin embargo, también hay un requisito adicional y la responsabilidad de monitorear las señales del mercado (las organizaciones de productores y las cooperativas pueden desempeñar un papel decisivo en este sentido).

 

En este sentido, la Comisión ha creado el Observatorio del Mercado de la leche con el fin de aumentar la transparencia del mercado y hacer que el sector se entere mejor de la situación del mercado. La desaceleración de la producción de la UE desde finales del año pasado, ante unas señales menos positivas de los mercados es un claro ejemplo de que el sector ya está respondiendo al mercado.

 

¿Esto deja a los productores de leche sin ninguna protección o apoyo?

 

La volatilidad extrema de los precios está limitada por los instrumentos de "red de seguridad" aún disponibles en la organización común del mercado (compra pública de mantequilla y leche desnatada en polvo y los sistemas privados de ayuda al almacenamiento). La Comisión tiene también la posibilidad de intervenir en circunstancias excepcionales, como lo fue el caso el año pasado con el embargo ruso.

 

Así como el sistema de pagos directos "desacoplados" de la PAC, los Estados miembros disponen de una gama de opciones que se ofrece a los gobiernos nacionales y regionales. Las opciones incluyen un pago adicional para las zonas con limitaciones naturales y la posibilidad de completarla para ciertas regiones o sectores en situación de fragilidad. En la aplicación de la reforma de la PAC 2013, 18 Estados miembros han introducido un pago acoplado para el sector lácteo -sumando un poco más de 800 millones en 2015-.

 

También, dentro de los programas de desarrollo rural, los Estados miembros o regiones tienen la flexibilidad para concentrar la ayuda, para responder a desafíos específicos como las granjas lecheras en zonas frágiles. Entre las medidas posibles, el apoyo a las inversiones en activos físicos, los pagos a las zonas con limitaciones naturales, herramientas de estabilización de ingresos, servicios de asesoramiento, incentivos para la innovación, pero hay más. Otra opción es el apoyo al establecimiento de organizaciones de productores.

 

Además de este apoyo financiero, la PAC introdujo en 2012 un paquete de medidas de apoyo al sector lechero, como normas más claras sobre los contratos por escrito, pero más importante aún, incrementando el poder de negociación de las organizaciones de productores.

 

Las organizaciones interprofesionales tiene un papel importante en el sector lácteo. Pueden llevar a cabo una serie de actividades, como mejorar el conocimiento y la transparencia de las condiciones de producción y del mercado; ayudar a coordinar mejor la manera en que el producto se coloca en el mercado, en particular por medio de estudios de mercado e investigación; promoviendo el consumo; llevando a cabo las investigaciones necesarias para orientar la producción hacia productos más adaptados a las necesidades del mercado, en particular con respecto a la calidad del producto; y la promoción de la innovación, etc.

 

Antes de la expiración de las disposiciones de este paquete de medidas para el sector lechero en 2020, la Comisión se ha comprometido a presentar un informe al Parlamento Europeo y al Consejo ( antes de finales de 2018) sobre la situación del mercado lácteo.

 

¿No estamos corriendo de nuevo el riesgo de sobre-producción?

 

No, no hay un riesgo de que el mismo tipo de excedentes estructurales ocurra como en el pasado. El precio garantizado para la mantequilla y la leche desnatada en polvo ahora simplemente sirve como una red de seguridad - por ejemplo, durante la crisis de 2009, donde puso un “suelo” a los precios del mercado.

 

Esto significa que los productores miran al mercado cuando deciden cuánto producir. Si se presta mayor atención a los productos de valor añadido (como quesos y yogures), y a los ingredientes para nutrición, deportes y productos dietéticos, se puede destapar un fuerte potencial en términos de crecimiento y empleo para la UE.

 

¿Cuáles son las previsiones en cuanto a la producción en los Estados miembros y de la UE?

 

Si bien algunos Estados miembros ven el final de las cuotas lecheras como una fuente de preocupación, otros dan la bienvenida las oportunidades que ofrece .

 

Las Perspectivas del mercado de la Comisión a medio plazo (última previsión diciembre) prevén que continúe el crecimiento de las exportaciones, sobre todo para el queso, la leche desnatada en polvo y el suero.

 

¿Va a provocar una mayor volatilidad de los precios de la leche?

 

La volatilidad es una característica normal de los mercados agrícolas. El sector lácteo europeo está ahora siguiendo una política orientada al mercado, lo que significa que, tras el final de las cuotas lecheras, la producción debe basarse en las necesidades y oportunidades del mercado. Siempre que sea posible, la oferta y la demanda deben ajustarse para satisfacer esas necesidades y oportunidades.

 

La UE es el productor de leche más importante en el mundo y un actor principal que, con o sin cuotas, está conectado con el mercado mundial. Así, mientras que la experiencia muestra que las cuotas no pueden prevenir las crisis, no hay duda de que impiden a nuestros agricultores seguir las señales del mercado y aprovechar las oportunidades del mercado.

 

El papel de las autoridades públicas se limita a la seguridad medidas netas. La intervención pública sigue estando disponible si los precios caen por debajo de un nivel de referencia.


El crecimiento de la demanda subyacente no se ha visto afectado por la reciente caída del mercado el crecimiento de la población, el aumento de los ingresos y el cambio de las preferencias alimentarias impulsan un incremento de la demanda. Por lo tanto, hay buenas razones para ser optimistas sobre el futuro.

 

¿Esto significa que los precios al consumidor serán más bajos?

 

La experiencia demuestra que no siempre existe una correlación entre lo que se le paga al agricultor y lo que paga el consumidor. Por ejemplo, el aumento significativo en el precio de salida de la explotación durante el primer semestre de 2014 (+13% en la UE) se transmite generalmente a precios al consumidor de la leche y el queso, pero con diferencias significativas entre los Estados miembros: Alemania + 8,4%, Francia + 0,8%. Por el contrario, el descenso generalizado de los precios de producción en el segundo semestre de 2014 no impidió un nuevo aumento de los precios de consumo en la mayoría de los Estados miembros, aunque en menor medida.