Precintan partes del restaurante de Arola en Madrid por deudas de 148.000 euros con Hacienda

La coctelería, la bodega y la mesa de cocina son las partes afectadas.

La Agencia Tributaria ha precintado la coctelería, la bodega y la mesa de cocina del restaurante Gastro que el cocinero Sergi Arola tiene en Madrid por una deuda de 148.000 euros con Hacienda, según ha confirmado a Europa Press la directora del local, Sara Fort.

  

Fort, que dirige la sociedad Fortarola --propietaria del establecimiento--, ha admitido que la deuda procede de impagos trimestrales de impuestos, aunque ha asegurado que desde diciembre de 2012 ha tratado de ponerse al corriente del dinero adeudado.

  

Sin embargo, la Agencia Tributaria ha precintado estas zonas del restaurante tras emitir una carta de pago del total de la deuda, a la que según Fort no pueden hacer frente en estos momentos.

  

La propietaria del restaurante, con dos estrellas Michelín y trece trabajadores, ha reconocido no disponer tampoco de ningún bien patrimonial que sirva como aval, y atribuye sus problemas con Hacienda a la extinción de dos contratos de Arola con Caja Madrid e Iberia.

  

En concreto, Sara Fort, que fuera además compañera sentimental de Arola, se ha referido al comedor de dirección de Caja Madrid y al catering 'business' de Iberia, que estuvieron a cargo del cocinero y "aportaban una cantidad que ayudaba a pagar los gastos generales" del establecimiento, "deficitario" según su dueña.

  

"Como el restaurante no generaba lo que tenía que generar, ese dinero servía para pagar las nóminas, lo más urgente", ha afirmado Fort.

  

"Lo que no hicimos en su día, que quizás lo deberíamos haber hecho, es reducir personal. Nosotros fuimos aguantando", según la dueña del restaurante, aunque admite que en marzo de 2012 hubo despidos y reducciones salariales en el Gastro.

  

"Todo lo que ingresa publicitariamente Arola va a pagar nóminas y gastos de restaurante", ha continuado argumentando Fort: "Cuanta más calidad quieres dar, más cuesta, y el servicio de un camarero de restaurante con dos estrella Michelín vale mucho más que el de un bar de tapas", ha añadido.

 

La Agencia Tributaria sólo levantará el precinto de las zonas del restaurante madrileño si se formaliza el pago de la deuda o se presenta un aval, según el relato de Sara Fort, que decidirá este miércoles si cierra definitivamente el establecimiento.

  

"Si no tengo ese dinero y ellos no están dispuestos a hacerlo de otra manera tendré que cerrar. Si tengo que despedir a trece personas e ir aumentado la deuda, pues ellos --en referencia a la Agencia Tributaria-- se lo han buscado", ha sentenciado la propietaria del restaurante.