PP y PSOE suspenden la reunión con la oposición sobre el acuerdo europeo ante las quejas y los plantes

El PP y el PSOE optaron por suspender la reunión a la que habían invitado este jueves a las formaciones minoritarias para tratar de acordar una posición común sobre la cumbre europea a la vista de que los nacionalistas se habían descolgado, UPyD no descartaba levantarse de la mesa y las formaciones de izquierda ya habían adelantado su rechazo.

Tanto CiU y el PNV como UPyD habían exigido al PP y al PSOE participar en la gestación del texto que el Congreso prevé someter a votación el próximo 25 de junio para reforzar la posición de España en la cita europea de finales de mes.

Los partidos mayoritarios les prometieron, uno por uno, una reunión conjunta para intercambiar impresiones sobre una proposición no de ley pero la víspera se dio a conocer que Rajoy y Rubalcaba habían hablado telefónicamente y que habían acordado una posición común que se plasmó en un documento de ocho puntos que la oposición recibió a última hora de la tarde del miércoles.

Así las cosas, CiU y PNV decidieron este jueves descolgarse de la cita, mientras que UPyD avanzó que sólo acudiría a denunciar las formas de los mayoritarios y que se levantaría de la mesa si no había opción a meter cambios. Por su parte, tanto Izquierda Plural como Amaiur, ERC y BNG reiteraron su rechazo a un acuerdo "precocinado".

En ese contexto, y minutos antes de que fuera a comenzar la reunión, los portavoces del PP, Alfonso Alonso, y del PSOE, Soraya Rodríguez, confirmaban la suspensión de la reunión reconociendo que la negociación estaba muy verde.

"HAY QUE MADURARLO MÁS"

"Hay que madurarlo más", reconoció Alfonso Alonso en los pasillos del Congreso, insistiendo en que el pacto está abierto y que ahora el objetivo es volver a hablar individualmente con cada una de las fuerzas minoritarias para recoger sus aportaciones e intentar recabar más firmas que las de PP y PSOE a la proposición no de ley. "Es importante que se incorpore el mayor número de fuerzas políticas", añadió.

El PP y el PSOE insistieron en que la redacción está "abierta" a los demás y Soraya Rodríguez prometió estar "toda la tarde trabajando" con las minorías para tratar de incorporar sus sugerencias antes de registrar este viernes la proposición no de ley. En todo caso, Alonso sostiene que al menos hay un acuerdo entre los dos grandes grupos de la Cámara. "Lo más difícil está hecho", apuntó.

Sea como fuere, la negociación no acaba con la presentación de la iniciativa, que debe ser registrada este viernes para que sea calificada el próximo martes por la Mesa. "El último minuto", como ha recordado Alonso, será la votación de la proposición no de ley en el Pleno del 25, a dos días de la trascendental cumbre europea.