Posada cree que Gobierno y PP deben buscar la complicidad de la oposición para aprobar "casi todo" con el apoyo de todos

Jesús Posada en el desayuno organizado por la UEMC.

Apela al espíritu de la Transición para abordar "los retos presentes".

El presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, ha aseverado este lunes que el Gobierno y "el partido que le sustenta", el PP, deben de "buscar la complicidad" de la oposición  para llegar a acuerdos con las fuerzas parlamentarias porque "es mejor conseguir casi todo con el apoyo de todos" y ha reconocido que se "echa de menos" el esfuerzo que fue "una clave de triunfo" en la Transición.

 

Así lo ha puesto de manifiesto esta mañana Posada en una conferencia impartida dentro de los desayunos organizados por la Fundación Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) y que se ha celebrado en Arroyo con la asistencia de un centenar de empresarios, de representantes de los medios de comunicación y de las instituciones locales y autonómicas.

 

Al respecto, Posada ha explicado que el PP es el partido que tiene la mayoría absoluta por lo que es el "principal protagonista" ya que sin él no se podría llegar a pactos pero ha aseverado que esta formación  "tiene que abrirse y comprender que es mejor conseguir casi todo con el apoyo de todos que en solitario".

 

Pero a su vez, según el presidente del Congreso ha aseverado que el PSOE "debe darse cuenta que aunque le va mejor la confrontación, tal como está la situación no se consigue nada" al tiempo que ha criticado la actitud "poco responsable" que han mantenido algunas formaciones ante la crisis.

 

Para Jesús Posada "no es el camino correcto" que el PP piense que como tiene la mayoría absoluta puede "tirar para adelante" y que el PSOE como cree que el partido del Gobierno "hace lo que le da la gana" no quiera saber nada de pactos.

 

Por otro lado, sobre las críticas de algunos partidos de la oposición al uso del Gobierno de los decretos leyes, el presidente del Congreso ha explicado que esta forma "es necesaria a veces, pero otras veces es necesaria la ley".

 

En este sentido, Jesús Posada ha indicado que aunque el decreto ley es "enérgico, poderoso y rápido" ya que tras su aprobación entra en vigor, esto "no justifica" que continuamente se gobierne por decreto ley y ha reconocido que a él lo que más le gusta" es que esta figura, una vez aprobada, se tramite como ley "ya que la tramitación permite incorporar las ideas de la oposición y corregir errores".

 

EL ESPÍRITU DE LA TRANSICIÓN

 

Durante su conferencia, que ha presentado con el título 'Transición a la crisis', Jesús Posada se ha referido a la capacidad que tuvo España de superar "con brillantez" una situación de dificultad "más grave" que la que se vive en la actualidad ya que se consiguió evolucionar de una dictadura personal a una democracia "homologable" al resto de los países del entorno.

 

Este éxito se produjo porque los protagonistas de la Transición "captaron las aspiraciones del pueblo español" y dieron más importancia "a los objetivos esenciales que a las discrepancias" y supieron "mirar al futuro" para establecer un acuerdo de convivencia en el que todo cabían "sin vencedores ni vencidos".

 

Por ello, el presidente del Congreso cree que hoy en día hay que seguir aprendiendo del espíritu de la Transición que se caracterizó por la "búsqueda de concordia y la práctica del diálogo" algo que, según Jesús Posada, "no es una reliquia del pasado sino un estilo de conducta política permanentemente válido y aplicable y que puede ser fecundo para abordar los retos presentes".

 

La situación de crisis actual y la "excepcionalidad" ha provocado que, según Posada, el Gobierno haya tenido que adoptar "medidas impopulares" lo que unido a los casos de corrupción que han aparecido ha provocado "una crisis de credibilidad y confianza en la clase política que debilita el sistema democrático".

 

Por ello, para corregir esta situación, cree que es necesario definir los objetivos a alcanzar que son el crecimiento, la creación de empleo y la recuperación de la confianza de los ciudadanos en las instituciones, lo que se puede lograr con medidas de apoyo empresarial, la reforma laboral y la lucha contra la corrupción y el impulso a los mecanismos de participación de los ciudadanos.