Porsche 911 Targa: el clásico se pone al día

Porsche acaba de dar a conocer la versión Targa de su 911, una variante con mucha historia que reaparece después de varios años. Recupera la barra sobre el pilar B, pero ahora el techo se puede retirar automáticamente.

Porsche ha presentado al público en el North American International Auto Show (NAIAS) en Detroit la última versión del 911, el Targa, una denominación que no había aparecido en las tres últimas generaciones del modelo alemán y que ahora se recupera. Este modelo es el primero en combinar el clásico concepto Targa con la tecnología revolucionaria de techo.

 

Al igual que en el legendario modelo original , el nuevo modelo cuenta con la característica barra amplia en el lugar del pilar B, una sección de techo movible por encima de los asientos delanteros y una ventanilla trasera envolvente sin pilar C. Pero al contrario que los modelos clásicos, el segmento del techo del nuevo Targa se puede abrir y cerrar tan solo pulsando un botón. Cuando se da al botón, el sistema de techo completamente automático almacena el techo convertible detrás del sistema del asiento trasero, proporcionando un espectáculo real.

 

Con estas características, el nuevo 911 Targa se presenta así mismo como un remake innovador y de alta calidad del vehículo clásico de 1965. Gracias a la combinación de una parte trasera ancha típica de los modelos con tracción total, la barra Targa y la ventana trasera con forma de cúpula dan al último 911 un aspecto extremadamente deportivo y un perfil de cintura baja.

 

El 911 Targa 4 usa un motor de cilindros opuestos de 3,4 litros y 350 caballos (257 kW). Equipado con el paquete Porsche Doppelkupplung (PDK) y Sport Chrono, este modelo acelera de cero a 100 km/h en solo 4,8 segundos, además de alcanzar una velocidad máxima de 282 km/h. El modelo superior es el 911 Targa 4S, que rinde 400 caballos (294 kW) gracias a su motor de 3,8 litros de cilindrada. Este modelo alcanza una velocidad máxima de 296 km/h, y con los paquetes PDK y Sport Chrono, acelera en 4,4 segundos. Ambos coches deportivos están certificados para ser compatibles con el estándar de emisiones Euro 6.