Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Porfi Fisac alimenta una campaña en la plantilla contra la directiva del CB Valladolid

Porfi Fisac, en una rueda de prensa del CB Valladolid.

El entrenador del Baloncesto Valladolid moviliza a sus jugadores para criticar a la directiva por los retrasos en lo pagos pese a que está informado de los movimientos del club para conseguir la subvención municipal y solucionar los impagos.

Porfi Fisac ha pasado de ser un hombre de club a ponerse únicamente en el lado de sus jugadores y promover un movimiento contra la directiva del Club Baloncesto Valladolid que preside Sunil Bhardwaj. El entrenador del MyWigo Valladolid alienta una nota de protesta por los impagos, pese a conocer de primera mano toda la información de las gestiones y movimientos que está realizando la directiva para solucionar un problema que, si no se tuerce nada, podría quedar resuelto a finales de esta semana o la próxima.

 

El entrenador ha sido informado al momento por los miembros de la directiva con los que despacha habitualmente y sabe en qué punto están todas las gestiones. Sin embargo, también conoce que el club ha generado dinero en los últimos días que no ha sido destinado para pagar a los jugadores, sino para poner las cuentas al día con Hacienda y Seguridad Social como paso previo indispensable para conseguir la subvención municipal.

 

En el club, la fracción es evidente. Trabajadores y cantera tampoco reciben sus emolumentos y, en su delicada situación, han sabido aguantar sin exteriorizar sus problemas hasta la nota de este martes. Sin embargo, jugadores y técnico tienen asegurado el pago de sus salarios por medio del aval de la Federación que les garantiza cobrar sus contratos íntegramente al final de la temporada en el caso de que el club no cumpla con sus pagos. La parte débil, trabajadores y cantera, no dispone de esa garantía. Este caso ya se dio en la temporada pasada y tanto jugadores como entrenadores recibieron sus cantidades gracias al aval de la ACB y en la plantilla, uno de sus capitanes Iván Martínez, recibió sus emolumentos.

 

El club lleva semanas trabajando para gestionar la subvención municipal de los próximos años. Una cuestión en la que se han implicado directivos y patronos de la Fundación porque supone un punto de partida de estabilidad mínima para comenzar el proyecto sobre el que vienen trabajando. Todos conocían las dificultades de esta temporada, pero también son conscientes de la importancia de superar este año para poner en marcha numerosas novedades que están frenadas a la espera de firmar esa subvención en la que también trabaja a fondo el Ayuntamiento pero siempre que se cumplan todos los requisitos. Y entre esos requisitos estaba el poner las cuentas al día con Hacienda y Seguridad Social con el último dinero generado. Esta decisión de invertir el dinero en dichos pagos parece que ha sido la última gota que ha enfadado a Porfi Fisac.

 

La directiva no quiere exteriorizar su disconformidad con ciertas actitudes del técnico en las últimas semanas. Valoran su trabajo y compromiso en una delicada situación, e incluso atendieron su solicitud de reforzar al equipo con Uclés y Alvarado pese a que la temporada deportivamente estaba salvada. Sin embargo, el malestar con ciertos movimientos del entrenador es evidente al igual que apropiarse de ciertas gestiones realizadas por directivos para facilitar el complicado día a día de los jugadores en cuanto a la compra diaria, etc. Incluso, no hay que olvidar la decisión unilateral de Porfi Fisac durante una fase de la temporada de no hablar con los medios de comunicación. No obstante, será difícil escuchar una mala palabra pública de los directivos. Al menos hasta que la temporada esté resuelta o le club consiga encauzar su situación económica.

 

Este movimiento de la plantilla respaldado por su entrenador que se ha escenificado en la rueda de prensa de todos los martes en la que aparecen los jugadores pero no Porfi Fisac, sin embargo, no va a cambiar el rumbo de una gestión en la directiva que, hoy por hoy, solo tiene una obsesión: conseguir recursos para cumplir los compromisos y poder presentar la batería de proyectos en el cajón previstos para la próxima temporada. Eso significará haber salvado el examen de la campaña actual y poder pensar en la siguiente. 

 

 

Noticias relacionadas