¿Por qué no vemos militares vistiendo el uniforme oficial por las calles?

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha apostado por dar más "normalidad" a la presencia de personal militar de uniforme en las calles del país, al igual que, según ha asegurado, ocurre "en cualquier país civilizado del mundo".

Las declaraciones del ministro ponen de manifiesto una realidad en las calles de España: la ausencia de militares vistiendo su uniforme oficial. ¿Por qué sucede así?

 

En los años 80 y debido al incremento de la actividad terrorista de ETA contra guardias civiles y miembros de las Fuerzas Armadas, desde la organización del Ejército se dio la recomendación a todos los militares de 'evitar' vestir el uniforme en la vía pública. Según explican fuentes militares en aquella época, esta sugerencia fue una medida de seguridad más, al igual que lo era comprobar los bajos de los vehículos o no seguir siempre la misma ruta al volver a casa.

 

Los miembros de las Fuerzas Armadas aseguran que, en la actualidad, el uso limitado del uniforme militar se debe más a cuestiones de comodidad que a medidas de seguridad.

 

Además, el lugar donde vive el militar también influye en el uso de la vestimenta. En pueblos o ciudades pequeñas es más habitual ver a militares con su uniforme ya que las distancias desde el domicilio al trabajo son más cortas, mientras que en ciudades como Madrid, habitualmente se opta por vestir 'de paisano' si se ha de utilizar el transporte público para desplazamientos. "Todo depende de la ciudad o la zona en que lo vistas pero las reacciones de la gente suelen ser positivas".

 

El traje cuyo uso sí se encuentra limitado en la actualidad es el "de campaña". Éste, que es el que utilizan los miembros del Ejército en sus diferentes misiones, solo puede usarse en desplazamientos muy cortos del domicilio al cuartel o si se desplazan en vehículo, según explican fuentes del ejército.

 

En cualquier caso, el uso del uniforme oficial siempre deberá hacerse con 'decoro' y "orgullo y propiedad", según contempla el artículo 52 del Real Decreto 1437/2010.

 

Las declaraciones del ministro van encaminadas a "darle una pauta de naturalidad a la presencia de los militares con uniforme en la calle, como podemos ver a otros funcionarios que están con su uniforme".