¿Por qué están en peligro de extinción los osos polares?

Oso polar (Foto: E. P.)

Los animales en peligro de extinción se pueden encontrar a lo largo y ancho de todo el mundo.

Los animales en peligro de extinción se pueden encontrar a lo largo y ancho de todo el mundo. También los hay de todas las especies: da igual que sean mamíferos, aves, insectos o reptiles, en todo el globo se encuentran amenazados. Hoy hablamos de un gran mamífero, el oso polar.

 

El 'Ursus Maritimus' se encuentra en un estado 'Vulnerable' en la Lista Roja de los Animales en Peligro de Extinción. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, en inglés) este animal "se ha convertido en una de las especies más afectadas por la pérdida de hábitat debido al cambio climático".

 

CARACTERÍSTICAS Y HÁBITAT

 

Los osos polares miden entre dos y tres metros de longitud y pesan entre 350 y 680 kilos. Según los datos de WWF, en el mundo quedan tan sólo unos 20.000-25.000, lo que lo sitúa en una posición de 'vulnerabilidad' y hace que la especie puede desaparecer en el próximo siglo "si continúa la tendencia actual de calentamiento en el Ártico".

 

El hábitat natural de estos animales es el Ártico, donde las temperaturas son extremadamente bajas. Dentro del Ártico se conocen seis grandes poblaciones: el oeste de Alaska, el norte de Alaska, Canadá --donde están la mayoría de los ejemplares--, Groenlandia, Tierra de San Francisco José y Siberia.

 

PRINCIPALES AMENAZAS

 

WWF cifra en cuatro las grandes amenazas para estos grandes animales: el cambio climático, el furtivismo, la contaminación y la explotación de petróleo. De ellas, las emisiones de gases de efecto invernadero siguen siendo la principal amenaza para la conservación de las poblaciones de osos polares en todo el mundo, tal y concluyeron en julio de 2015 varias investigaciones del US Geological Survey.

 

- Cambio Climático. "El hielo marino del Ártico, del que depende el oso para cazar su presa favorita, las focas, se está derritiendo a un ritmo sin precedentes", explican desde la organización, que alertan de que el hielo marino se derrite "cada vez antes en primavera y se forma cada vez más tarde en otoño", lo que hace que los osos polares tengan que aguantar más tiempo sin comida.

 

-Furtivismo: WWF explica que el Acuerdo Internacional para la Conservación del Oso Polar de 1973 puso fin a la caza comercial de esta especie, pues estipuló que sólo se permitía la captura de este animal como medio de subsistencia para las comunidades locales. "Sin embargo, en países como Rusia existe una importante falta de regulación, control e información sobre la caza de oso de polares y su efecto en las poblaciones de la especie", lamenta.

 

- Contaminación: Ser grandes predadores hace también que los osos polares estén expuestos a altos niveles de contaminación a través de su alimentación. WWF menciona los principales: los Contaminantes Orgánicos Persistentes que incluyen una amplia gama de sustancias tóxicas.

 

- Explotación de petróleo: El negocio del gas y del petróleo está avanzando hacia el Gran Norte "y se espera que esta actividad afecte cada vez más a los osos polares". La organización asegura que la explotación, extracción y transporte de petróleo en el Ártico "afecta al hábitat del oso polar de muchas formas". Asimismo, recuerdan que los vertidos, "aunque sean de pequeña magnitud, ponen en peligro la frágil subsistencia de los osos". Se trata, en suma, de una de sus grandes "amenazas".