¿Por qué es San Pedro Regalado patrón de Valladolid y de los toreros?

Imagen del milagro de San Pedro Regalado y de la escultura que el Santo tiene en Valladolid.

El santo nació en Valladolid en 1390 y cuenta la tradición que sometió a un toro que se había escapado de un festejo taurino. Es patrón de la ciudad desde 1746, meses después de su canonización.

De todos es conocido que San Pedro Regalado es patrón de Valladolid y de los toreros, pero ¿por qué?

 

San Pedro Regalado fue un monje franciscano del siglo XV y que fue canonizado por sus acciones de caridad, su dedicación a los pobres y otras obras milagrosas. En la calle Platerías, en 1390, vio la luz el santo, hijo del hidalgo Pedro Reglado y Doña María de Costanilla. Fue bautizado en la iglesia de El Salvador, donde hoy tiene su escultura conmemorativa.

 

Aunque desde pequeñito ya mostraba su vocación religiosa colaborando con las misas, sería a los 14 años cuando se le despertaría definitivamente su deseo de consagrar su vida a Dios. Fue cuando el maestro en teología por Paris, Francisco Pedro Villacreces, llega a Valladolid en busca de seguidores. Pedro Regalado se une a él y recala en La Aguilera, muy cerca de Aranda de Duero.

 

Su vida entonces sería un continuo rezo, estudiar para convertirse en sacerdote y recoger limosnas para los más pobres. Se ordenó sacerdote en 1412 y el milagro más conocido y que influyó en su proceso de canonización fue una transportación desde el convento de El Abrojo, hasta la Aguilera, a más de 80 kilómetros.

 

No sería hasta 1746 cuando el Papa Benedicto XIV decide declarar a Santo al vallisoletano. Tuvo tanta repercusión en Valladolid que ese mismo año se decidió que debía ser el patrón de la ciudad del Pisuerga.

 

Y si patrón es de Valladolid no lo es menos de los toreros. La explicación es sencilla. Cuenta la tradición que un día junto al convento El Abrojo, muy cerca de Laguna de Duero, caminaba San Pedro con otro fraile, cuando les sorprendió un toro escapado de una corrida. Pedro se acercó al bóvido, le ordenó postrarse y regresar sin hacer daño a nadie.

 

SAN PEDRO REGALADO EN VALLADOLID

 

Las reminiscencias en Valladolid son claras. Además de ser el patrón y de contar con unas fiestas, que incluyen, cómo no, festejos taurinos, el santo cuenta con un barrio al que da nombre, una calle que conduce a la catedral y en la iglesia de El Salvador, muy cerca de la pila donde fue bautizado, tiene una escultura en bronce. También se puede apreciar una placa en la calle Platerías donde nació este popular Santo, al que hoy se le celebra con una misa y que décadas atrás también tenía procesión.