Pon tu teléfono en modo avión sin estar en un avión por todo esto

Modo avión

El modo avión se utiliza cuando nos subimos a un avión, sí, pero no solo deberíamos limitar su uso a cuando nos montamos en un aeroplano. Mira las razones. 

Decir modo avión es pensar inmediatamente en un modo al que ponemos en ON nada más subir al avión. En 2014, España actualizó su normativa para adaptarse a la de la Unión Europea y permitir que los dispositivos electrónicos portátiles, como móviles y tabletas, permanecieran encendidos durante todas las fases de un vuelo, pero siempre, claro, con el modo avión activado.

 

Su uso es obligatorio para evitar interferencias con los sistemas de comunicación del propio aparato de vuelo. Con el modo avión, nos quedamos sin datos y sin línea de teléfono, pero sí podemos realizar otras acciones, como hacer limpieza en nuestra galería de fotos, leer documentos o escuchar música.

 

Fuera de esta circunstancia, contadas son las ocasiones en las que utilizamos este modo, pese a sus diversas ventajas.

 

AHORRAR BATERÍA

 

El modo avión puede servir de respiración asistida para nuestro teléfono cuando está a punto de quedarse sin batería. Funciona también a modo de ahorro de energía. 

 

Especialmente útil te será cuando te encuentres en una zona sin cobertura. Dado que tu teléfono se esfuerza siempre por encontrar una red, con el gran consumo de batería que conlleva, lo ideal es ponerlo en modo avión para reducir al máximo la actividad del terminal. Evitarás sustos.

 

ACELERAR LA CARGA

 

De esta manera, datos/WiFi, Bluetooth y GPS están apagados. Con ello conseguirás que se cargue más rápido y así salir de casa con un poco más de batería en el bolsillo.

 

INTERNET SÍ, LLAMADAS NO

 

Cierto es que al activar el modo avión, por defecto, se desconectan todo tipo de conexiones. Pero, quizás, lo que muchos no saben es que se puede activar posteriormente la conectividad WiFi, pudiendo tener acceso a Internet. Sí quedará inhabilitada la opción de llamar y recibir llamadas o mensajes de texto.

 

NO ARRUINARTE CUANDO ESTÉS DE VIAJE

 

Ver mundo está genial, pero no lo está tanto ver tu factura de teléfono por las nubes tras volver de viaje. Evita cargos innecesarios cuando viajes al extranjero haciendo uso del modo avión. No habrá distracción que valga ni uso excesivo del teléfono posible. Con este modo en ON cortarás de cuajo el sobrecoste derivado del roaming internacional. La opción es utilizar puntos de conexión WIFI y sacrificar, eso sí, la posibilidad de recibir llamadas o mensajes.

 

ESQUIVAR PUBLICIDAD EN LOS JUEGOS

 

Si eres de los que juegas a través del ‘smartphone’, probablemente sufras la dichosa publicidad que incluyen los juegos gratuitos. El modo avión también tiene remedio para ello. Dado que gran parte de los juegos no requieren conexión a Internet, solo tendrás que activar este modo para saltarte la publicidad, que sí está vinculada a la red. 

 

EVITAR SUSTOS DE LOS HIJOS

 

La suma es sencilla: móvil + niño = potencial llamada o envío de foto inapropiada a quien menos te lo esperas. A los más pequeños les encanta jugar y trastear con el ‘smartphone’, pero es más que probable que empiecen tocando la pantalla y terminen en los ajustes de sonido del teléfono -en el mejor de los casos-.

 

Si les vas a dejar el dispositivo para que jueguen un rato, ponlo en modo avión, no solo porque evitarán las interrupciones de los anuncios, sino porque será imposible que realicen esa llamada que te pondrá en una situación incómoda.

 

ENGAÑAR A LA COBERTURA

 

Si te mueves a menudo en metro, puede que ya hayas usado de este truco, pero tampoco está de más recordarlo. Cuando salimos de la estación suele darse la extraña circunstancia de no tener cobertura, pese a que sí deberíamos tenerla. Solo necesitamos activar el modo avión, esperar unos segundos y ¡voilà!, el hijo pródigo ha vuelto.

 

EVADIRTE DEL MUNDO

 

A golpe de clic el modo avión te desconecta del mundo. Todas tus aplicaciones -y la consiguiente cascada de notificaciones- se desactivan y sin la obligación, por supuesto, de tener que apagar el teléfono, que es la otra opción.

 

Tampoco debemos pasar por alto que es eficaz para dormir sin interrupciones y con la tranquilidad de que la alarma sonará cuando llegue la hora.