Policías Municipales envían al alcalde de Valladolid un escrito para pedirle "jornadas dignas"

Vehículo de la Policía Municipal de Valladolid.

Aseguran que el sistema actual incumple la Directiva Europea sobre la ordenación del tiempo de trabajo y piden la aprobación de un coeficiente reductor de horas nocturnas.

Cerca de un centenar de policías municipales de Valladolid han enviado un escrito al alcalde, Óscar Puente, en el que piden modificaciones sustanciales en su actual cuadrante de trabajo que les impide conciliar la vida laboral y familiar, además de no acumular las horas de descanso adecuadas para realizar sus funciones en plenas facultades.

 

Según dicho escrito, al que ha tenido acceso este periódico, el actual sistema está basado en siete días de trabajo consecutivos, de los cuales se acaba siempre en un turno de noche, solo hay un turno saliente y un descanso antes de volver a trabajar, a excepción de una vez al mes que hay saliente y dos descansos correspondientes al único fin de semana libre al mes. Los agentes aseguran en este escrito que cumplen una jornada laboral a tres turnos cambiantes de mañanas, tardes y noches. Dichos turnos son cubiertos por cuatro grupos de trabajo en cada especialidad, formado por más de 100 policías.

 

Según este proceso de trabajo, los agentes firmantes afirman que el Ayuntamiento de Valladolid incumple la Directiva Duropea (artículo 6 del apartado b) relativa la ordenación del tiempo de trabajo. Documentan su denuncia al contabilizar en la primera semana del cuadrante (de lunes a domingo) un total de 56 horas cuando el máximo establecido por este marco europeo es de 48.

 

De esta forma, mantienen que dicho sistema produce un "acentuado agotamiento tanto físico como psíquico por la falta total del descanso necesario", que dificulta la conciliación familiar y provoca mayor número de accidentes laborales. Añaden que estos turnos acentúan el "síndrome del trabajador nocturno" y que todo ello ha tenido como consecuencia que las últimas plazas de Patrullas covocadas quedaran desiertas, "teniendo la Jefatura que obligar a los agentes que las cubrieron a entrar con carácter forzoso".

 

Los agentes piden al alcalde una revisión del cuadrante para no vulnerar la Directiva Europea poder conciliar la vida familiar y laboral, evitar la acumulación de horas nocturnas y equipararse, de esta forma, al resto de policías de Castilla y León así como a la Policía Nacional.