Podemos critica que se utilice el terrorismo como arma arrojadiza contra ellos, como ya le ocurrió a Zapatero

Pablo Iglesias, Podemos
Advierte de que esto no les impedirá "defender los intereses de la mayoría social" ni tampoco frenará el "descrédito de la casta"


MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Podemos ha criticado este lunes que se utilice el terrorismo como "arma arrojadiza" contra su líder, Pablo Iglesias, de la misma manera, según ha afirmado, en que le ocurrió al expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero por las conversaciones de su Gobierno con la banda terrorista.

Así se ha defendido el partido de Iglesias ante la información publicada por el diario 'El Mundo' sobre posibles contactos del líder de Podemos con la organización de apoyo a los presos de ETA, la desmantelada Herrira.

A este respecto, Podemos recuerda que la "posición de condena al terrorismo" tanto del propio partido como de su portavoz es "clara y conocida" y ha explicado que en su etapa de conductor del programa 'La Tuerka', Pablo Iglesias "ha mantenido diferentes reuniones con asociaciones legales de toda índole que a diario se relacionan con periodistas y medios de comunicación".

En opinión de Podemos, es "preocupante que se haya convertido en moneda corriente que determinados medios de comunicación usen el terrorismo como arma arrojadiza". Esto, asegura, es lo que le sucedió a Zapatero cuando fue "acusado de complicidad con ETA".

"Esta actitud contrasta con el hecho de que todos los presidentes de la democracia, así como dirigentes de los dos grandes partidos, hayan participado en conversaciones con miembros de ETA", apunta Podemos.

"NERVIOSISMO DE LA CASTA"

El partido de Pablo Iglesias considera que "la ola de insinuaciones, difamaciones e insultos desatada por algunos" contra ellos y "sus votantes" es "una muestra del nerviosismo de la casta y sus círculos afines y sus intentos de evitar la confrontación de ideas sobre los principales problemas de los españoles".

En este sentido, denuncia que los que critican a Podemos "no tengan nada que decir" sobre estos problemas, entre los que cita "el desempleo, los recortes y desahucios, el secuestro de la democracia y la corrupción".

"Esta campaña de hostigamiento no va a sacar a Podemos de la defensa de los intereses de la mayoría social empobrecida ni, creemos, va a frenar el descrédito y el desprestigio de la casta política y los intereses a los que sirve", apunta.