Pobres perspectivas en la cosecha apícola debido a la abundancia de precipitaciones

Los apicultores que se han convertido en una víctima más, de un clima adverso provocando hundimientos de vehículos e imposibilitando así el acceso a las colmenas, así como un importante retraso en la campaña de polen.

La apicultura salmantina está en riesgo. La producción de las colmenas, que genera miles de kilos de polen, mira al cielo con la esperanza de que deje de llover durante este mes. La primavera ha llegado y con ella la polinización, sin embargo su floración dependerá del tiempo en los días venideros. Si sigue lloviendo, “la cosecha de la miel se vendrá abajo”, según informan los apicultores de la provincia.

 

La llegada del campo florido se necesita de “manera urgente". La supervivencia de las colmenas y los enjambres precisa de un campo rico en flora que permita que las abejas puedan salir a alimentarse de forma natural", un problema que según los apicultores está suponiendo un fuerte gasto, "obligádonos a hechar de comer a las abejas con productos específicos (basados en glucosa) para este tipo de ganado". 

 

 

Otra de las cosas que resaltan es que finalizado el invierno de 2013, la mortandad de colonias de abejas o el denominado "síndrome de despoblamiento" de las colmenas, alcanza en la Comunidad un importante porcentaje de abejas muertas, llegándose en algunos casos hasta el 40 % por la falta de recursos alimenticios en el campo a los que se han tenido que enfrentar las abejas desde el otoño.

 

Ante este contexto, “las perspectivas no son muy halagüeñas. Las colmenas no se han recuperado de las bajas sufridas durante la época invernal, con un porcentaje mayor de mortandad de lo habitual y tal y como está la situación, no habrá ni polen ni miel”.

 

En este sentido, las lluvias ponen en grave peligro la reposición de enjambres, que es fundamental para incrementar el número de colmenas y paliar la importante pérdida de ingresos que este problema estructural ocasiona anualmente a los apicultores profesionales.