Piqué ve "demoledor" que quienes piden sacrificios no se comporten como "sería exigible" desde la "moralidad pública"

Opina que quedan "tres o cuatro años" para vislumbrar la recuperación económica.


MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El exministro del PP y actual presidente del Círculo de Economía, Josep Piqué, ha afirmado este miércoles que es "demoledor" que los ciudadanos vean que quienes les piden sacrificios no se comportan como sería "exigible" desde la "moralidad pública". Sin embargo, respecto al caso Bárcenas, ha señalado que la corrupción afecta "en algún momento" a los partidos que han tenido responsabilidades de Gobierno.

En alusión a la crisis política que atraviesa España Piqué ha manifestado: "resulta demoledor que la ciudadanía perciba que los que les están pidiendo determinados esfuerzos y sacrificios no tienen los comportamiento que serían exigibles desde el punto de vista de la moralidad pública". Josep Piqué se ha explicado así durante su ponencia en un almuerzo-coloquio, organizado por la Asociación para la Defensa de la Transición.

"Esto es un problema muy serio, porque redunda en algo que va por la tercera pata que es la crisis institucional. Un país que tiene unas instituciones que no son apreciadas por los ciudadanos, que han perdido prestigio e imagen, son instituciones enormemente debilitadas para poder abordar problemas tan serios como los que tenemos", ha advertido.

Asimismo, ha insistido en que "estamos ahora en una situación especialmente crítica" porque por "primera vez en 35 años está seriamente en riesgo" el sistema de representación política". En esta línea ha explicado que la perdida de confianza de los ciudadanos ya se ha podido ver en las elecciones de Cataluña, que han dejado un mapa político en el que han aparecido "siete formas políticas, algunas de ellas explícitamente antisistema".

Para Piqué esta situación puede repetirse en unas futuras elecciones generales, que se caracterizarían por una "enorme abstención" y por que por primera vez el PP y el PSOE "no sumen el 50 por ciento" de la composición del Congreso de los Diputados. "Eso ha sucedido en otros países, como en Italia hace 15 años", ha indicado.

En relación con la corrupción política, ha afirmado que "episodios" del tipo del que hoy afecta presuntamente al PP con el llamado 'caso Bárcenas' se han visto en los últimos tiempos que "afectan al principal partido de la oposición, que afectan a las fuerzas políticas que gobierna Cataluña o que están en la oposición".

"Afectan a todas aquellas formaciones que en algún momento han tenido o tienen responsabilidades de Gobierno. A mí ese me parece un cáncer terrible porque es muy difícil sostener la autoridad necesaria para pedir determinados esfuerzos si los receptores no confían en los que los piden", ha denunciado, al tiempo que ha advertido de que todo eso va acompañado "del deterioro de otras instituciones".

HAY "MUCHOS MECANISMOS"

Piqué ha explicado que hay "muchos mecanismos" para atajar este problema como puede ser una reforma sustancial de la Ley de Partidos Políticos, de la Ley Electoral o cambios en los concursos públicos y ha agregado que hay que exigir que los dirigentes "los pongan en marcha cuanto antes"

Al ser preguntado sobre si cree que los poderes públicos están siendo conscientes de la gravedad de la situación, ha contestado que no lo sabe, pero que espera que lo sean. "No se les puede pedir que lo resuelvan en un plis plas. Tenemos la obligación de dar un margen de confianza para ver si son capaces", ha concluido.

"Estamos en una situación muy mala, que no quiere decir que no se pueda superar", ha destacado, y ha matizado que lo es porque aglutina una serie de "fenómenos" que están generando un "enorme desánimo, una gran desmoralización pública, una creciente y esperemos que no irreversible desafección de los ciudadanos respecto a las instituciones políticas, una puesta en riesgo muy seria del sistema político tal y como lo conocemos".

Para Piqué, uno de los problemas que tiene España es que esa "especie de memoria histórica" que se tenía en la Transición "se ha ido perdiendo" y los dirigentes, a su juicio, con alguna excepción, "gestionan la cosa pública de una manera distinta".

Así, el exdirigente del PP ha declarado que la crisis económica de hoy es la "más seria" vivida hasta ahora. "Una crisis de esta profundidad yo personalmente no la recuerdo", ha puntualizado.

"Necesitamos todavía tres o cuatro años para recuperar un estado razonable de nuestros balances en el sector privado, en el sector financiero y en el sector público, para que la tasa de crecimiento pueda ser sana, razonable y capaz de generar empleo sostenible", ha argumentado, para agregar que podría darse una "inflexión" en el ciclo a finales de este mismo año.

Por su parte, el exjefe de la Casa Real Alberto Aza, encargado de presentar al exministro, ha destacado que Piqué es un "hombre inteligente" que tiene una "personalidad completa". "Tiene un sentido de Estado y del honor enorme", ha concluido.