Pingüinos 2016: El Ayuntamiento lo pone en manos de la Junta y Turismoto pide infraestructuras

Mariano Parellada, presidente de Turismoto, en la reunión con parte del equipo de gobierno. A.MINGUEZA

Turismoto dice que la Junta ya ha concedido la primera licencia medioambiental y en estos momentos se encuentra en periodo de alegaciones. 

El Ayuntamiento de Valladolid ha puesto la pelota encima del tejado de la Junta de Castilla y León para que la edición de Pingüinos se celebre en 2016. Ana Redondo, concejal de Cultura y Turismo, ha dicho que espera que la Junta “desatasque” cuanto antes el procedimiento y se reciba la autorización de la Junta.

 

“De la Junta depende en buena medida que Pingüinos 2016 se pueda celebrar; tiene que asumir sus competencias y su responsabilidad”. Ana Redondo dice que hay que huir del enfrentamiento entre moteros y ecologistas y saber que la concentración motera es “muy importante” y no podemos perder otro año.

 

Así lo ha hecho saber la edil del Ayuntamiento en una reunión mantenida esta tarde con diversos responsables, entre ellos del colectivo Turismoto que organiza la concentración motera invernal. Precisamente su presidente, Mariano Parellada, ha asegurado que la Junta de Castilla y León ya ha concedido autorización de medio ambiente, que se encuentra en periodo de alegaciones. "Esa primera autorización, una vez que acabe el periodo de exposición pública, tendrá que ser firmada por el director de Medio Natural de la Junta", dice Parellada.

 

Turismoto, que no se ha mostrado demasiado optimista, ha pedido como infraestructuras imprescindibles el vallado de la parcela de la antigua Hípica Militar, luz y agua, baños, aseos y duchas suficientes para acoger a las miles de personas y edificios para la organización. El propio Parellada dice que la edición de 2015 tuvo que ser suspendida porque no se otorgaron los correspondientes permisos y porque el Ayuntamiento no tuvo a tiempo las diferentes infraestructuras necesarias.

 

El día 18 de agosto se llevará a cabo otra reunión para valorar cómo han transcurrido los acontecimientos. Todos son conscientes de que todas las obras programadas no estarán a tiempo para este año y se tendrán que subsanar con casetas de obra de alquiler.