Piedad en una noche de Pasión

La Quinta Angustia reparte Piedad en una noche mágica.

La talla de la Quinta Angustia, más conocida como la Piedad, y que talló hacia 1625 el genial artista gallego Gregorio Fernández, es una de las que más devoción cuenta en Valladolid. En la madrugada del Miércoles al Jueves Santo este fervor se puede respirar a las puertas de la iglesia de san Martín de donde parte una estética procesión, donde el recogimiento es la tónica predominante.

 

Muy vinculada a la Policía, la talla fue escoltada por agentes del Cuerpo. Tras su emocionante salida del templo, se dirigió hacia San Martín, ramón y Cajal, Prado de la Magdalena, Alamillos, Pólvora, Plaza de las Batallas, donde se celebró un acto penitencial para seguir hasta la iglesia de San Pedro, donde fue recibida por la cofradía de la Sagrada Cena.

 

Pocas noches se recuerda con una climatología como esta en la Semana Santa, lo que hizo que se disfrutara, mucho más si cabe, de la procesión de la Piedad. El broche de oro lo puso el canto de la Salve a la Madre, un momento que emocionó a cofrades y visitantes y que puso punto y final al desfile.

BORIS GARCÍA