Picasso, Sorolla o Botero retratan a la mujer en la sala La Pasión de Valladolid

La exposición 'El Eterno Femenino. Retratos entre dos siglos' estará expuesta en La sala de La Pasión  desde este jueves hasta el próximo día 4 de mayo. Un recorrido por los estereotipos femeninos desde finales del finales del siglo XIX y a lo largo de todo el siglo XX

La sala de exposiciones de La Pasión de Valladolid inaugurará este jueves la muestra 'El Eterno Femenino. Retratos entre dos siglos', que reúne obras de Picasso, María Blanchard, Francis Picabia, Maruja Mallo, Julio González, Joaquín Sorolla, Miró, Miquel Barceló, Fernando Botero, Equipo Crónica, Julio Romero de Torres o el vallisoletano Anselmo Miguel Nieto.

 

Hasta el 4 de mayo se podrá visitar la muestra, que gira en torno a la figura femenina como inspiradora de creaciones artísticas "que son reflejo de épocas, ideas y movimientos sociales e intelectuales".

 

De este modo, se muestran las visiones arquetípicas de los diversos papeles de las mujeres "que han configurado el pensamiento de la historia más reciente del mundo" a través de las obras reunidas, con las que se puede realizar un recorrido desde finales del siglo XIX y a lo largo de todo el siglo XX.

 

Las obras --pinturas, esculturas, fotografías, obra gráfica, instalaciones y dibujos-- permiten acercarse a las principales visiones de lo femenino a la hora de definir una época histórica "y que han evolucionado en la medida que ha evolucionado la sociedad, planteando al espectador un juego de retorno a la obra expuesta: la transformación de la mujer también ha sido condicionante para la propia evolución de la sociedad contemporánea".

 

Desde la representación del estereotipo de ángel del hogar, como esposa o madre, enfrentada al prototipo de mujer inmoral o seductora, el recorrido histórico de la muestra transita hacia otros modelos de mujer que simbolizan el advenimiento de una independencia social paralela al propio siglo XX y que irrumpe en el arte con mujeres "creadoras, intelectualmente activas y vanguardistas".

 

A partir de la segunda mitad del siglo XX y con el auge de los medios de comunicación "como parte primordial de una sociedad de consumo e inductora de valores e intenciones", surge una nueva reflexión sobre la representación de lo femenino "y su utilización con fines diversos como la publicidad", culminando en la reflexión en torno al feminismo realizada hasta el último tercio del siglo XX.