Phelps agranda su leyenda con dos medallas en una hora

Michael Phelps

El nadador estadounidense Michael Phelps se ha impuesto este martes en la final de los 200 metros mariposa de la natación de los Juegos de Río de Janeiro. Después firmaría su vigésimoquinta medalla con el relevo. 

El americano ha dominado de principio a fin una de las pruebas que se presentaban más competidas. El 'Tiburón' de Baltimore ha controlado perfectamente la carrera y ha aguantado con firmeza los 50 metros finales para recuperar el trono que perdió hace cuatro años ante el sudafricano Chad Le Clos.

Phelps, ganador de los 200 mariposa en Atenas 2004 y Pekín 2008, ha logrado un tiempo de 1:53.36, 14 centésimas mejor que el japonés Masato Sakai, plata, y 26 más que el húngaro Tamas Kenderesi, bronce. Le Clos sólo ha podido ser cuarto.

 

Una hora después, y tras previo paso por la ceremonia de medallas y breve celebración con su hijo recién nacido Boomer, el laureado estadounidense se hizo con la vigesimoquinta presea olímpica gracias a la victoria del relevo estadounidense donde formó con otro mito como Ryan Lochte más Connor Dwyer y Francis Haas.

 

Los americanos dominaron la prueba sin excesivos problemas y Phelps sentenció la victoria en una contundente posta final. Estados Unidos ganó con un tiempo de 7:00.66, aventajando en más de dos segundos a Gran Bretaña, y en casi tres a Japón.

 

EL DUELO HOSSZU-LEDECKY POR EL TRONO

 

Katie Ledecky sumó su segundo oro, uno menos que una Katinka Hosszu que vivió otra noche triunfal al ganar los 200 estilos.

 

La joven nadadora americana sumó su segundo oro, tercer metal en total tras la plata en el relevo 4x100 libre, después de confirmar los pronósticos en otra de las pruebas que más atención despertaban en la jornada ya que los 200 metros libres medían a la campeona del 400 libres con rivales de mucho nivel como la sueca Sarah Sjostrom o la italiana, y plusmarquista mundial, Federica Pellegrini.

 

Ledecky no falló, aunque no fue hasta los últimos 100 metros cuando se puso en cabeza. En los últimos 50, el empuje final de Sjostrom la obligó a dar el máximo hasta el final, aunque en esta ocasión, su victoria no estuvo acompañada por un récord del mundo. Sus 1:53.73 fueron casi un segundo más lento que la marca de una Pellegrini (1:52.98), que se quedó cuarta y fuera de un podio completado por la sueca, a 35 centésimas de la campeona, y la australiana Emma McKeon.

 

Poco después, Katinka Hosszu respondió con su también tercera medall, aunque todas ellas doradas. Campeona ya en los 400 estilos y en los 100 espalda, la húngara mantuvo su racha en los 200 estilos donde era la rival a batir por su condición de plusmarquista mundial.

 

La magiar, que se dio de baja de los 200 mariposa para centrarse en esta prueba, dominó la prueba de principio a fin y se fue labrando una amplia ventaja que hizo pensar en que podría batir su récord del mundo de 2:06.12, pero las fuerzas le fallaron algo al final.

 

Esto lo aprovechó la británica Siobhan-Marie O'Connor para acercarse peligrosamente, pero Hosszu apuró sus fuerzas y se impuso con un crono de 2:06.58, 30 centésimas mejor que su riva l. La estadounidense Maya Dirado, plata en los 400 estilos, se hizo con el bronce (2:08.79).