Petición de licencias y expectación ante la apertura del Casino Roxy en Valladolid

El Casino Roxy, situado en la calle María de Molina, abrirá dentro de poco. JUAN POSTIGO

El recinto, que se encuentra ultimando obras y preparativos, ya ha pedido licencia de primera ocupación al Ayuntamiento y después faltará otro OK de la Junta. Sin nada confirmado, podría abrir para principios de octubre.

El pasado 9 de septiembre la intención de abrir el nuevo Casino Roxy en la céntrica calle vallisoletana de María de Molina se esfumó como si de una mala mano en una partida de póquer se tratara. Los dueños del recinto, que se encuentra ultimando obras y mobiliario, pretendían echar la persiana arriba tal día en honor al aniversario de la inauguración de la actual sala de juego en Boecillo, pero el estado de las labores y, sobre todo de las licencias, lo desaconsejaba. Pero la cosa no se retrasará mucho más.

 

Ahora que se ha pasado tan emblemática fecha, la prisa es menor. Si bien los propietarios mantienen su idea de abrir cuanto antes ya no hay un día tan señalado, de manera que, ahora mismo, se terminan diferentes instalaciones de mesas de juego y se comprueba que las cuestiones de seguridad estén a la perfección.

 

Y es que este último detalle ha sido el que ha retrasado todo el entramado. El Casino ya solicitó hace unos días la licencia de primera ocupación al Ayuntamiento de Valladolid, de manera que este mandó a los correspondientes técnicos de Urbanismo. ¿Resultado? Los trabajos estaban muy por terminar, más teniendo en cuenta que algunos puntos cruciales como la salida de emergencia no estaban en condiciones. No hubo luz verde.

 

Desde entonces la cosa ha avanzado, pero no están concluidas las labores aún. Y es ahí donde surge el tema de las licencias. Hasta que los nombrados técnicos de Urbanismo no den el OK definitivo a las instalaciones de la sala de juego, no podrá llevarse a Junta de Gobierno la aprobación de la licencia. La cuestión es que estas reuniones se dan todos los miércoles, con lo que que podría aprobarse este próximo –parece poco probable, pero no imposible-, el del 16 de septiembre –más factible- o el siguiente, día 23 –tampoco se descarta-.

 

Y no, no estará todo aún en orden. Después del permiso del Ayuntamiento, quedará también el visto bueno de la Junta de Castilla y León, al cual en principio no se puede proceder hasta que esté el primero. Una vez más tocará esperar, aun sabiendo que las instalaciones están terminadas y en disposición.

 

¿El tiempo de todo esto? No es fácil decirlo. Teniendo en cuenta las reuniones semanales de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento y el siguiente trámite de la Junta de Castilla y León, se habla de finales de septiembre, principios de octubre, pero sin día concreto. El ‘hagan juego’ tendrá que aguantar un poco más.